VV a Comer: Verduras y frutas al horno, con todo

Ser sustentable implica saber cocinar la propia comida, que además estamos aprendiendo a cultivar. Aquí va una nueva receta en nuestra columna de VV a Comer. Suena simple y obvio poner verduras al horno ahora prueba también con las frutas. La gracia está en la creatividad y en perderle el miedo a las infinitas posibilidades que se pueden comer cocidas. Lo otro interesante es qué horno usar: se puede usar el horno a gas de la cocina, el horno eléctrico o de preferencia el horno solar previamente llevado a una temperatura de alrededor de 200 grados Celsius. También se pueden aprovechar las brasas de un asado o una fogata para las verduras, ya sea directamente, selladas con la ceniza o también envueltas en papel de aluminio (alusa foil).

Foto

Cortar (o no) cebollas en partes, zanahorias enteras, con una parte del tallo incluso, berengenas, ajos, tomates, zapallos (picados, cortados por la mitad, con o sin el interior). Puedes cortar una naranja en cuatro, un par de limones, un melón, frutillas y manzanas. También se pueden agregar pimentones y ajíes, papas dulces y papas de tierra. A todos se le puede agregar sal y aceite al gusto, un poco de miel, pimienta o merkén y para condimentar hacer una salsa. Lo que se te ocurra puede ser, mezcaldos a tu gusto.

Dos opciones de salsa:

- Tahini, pasta de sésamo molido, con jugo de limón, perejil picado y un poco de agua si falta diluir la mezcla.

- Yoghurt con menta y una pizca de comino.

Sal a gusto del consumidor.

Ojalá todo con cáscara, para ello claramente es mejor que todos los ingredientes hayan sido cultivados sin químicos ni pesticidas.

También puedes agregar a las verduras las semillas de girasol, de amapolas, de sésamo o nueces y almendras.

Gracias a Darko Radic y Juan Pablo Mena por la receta, cocinada en M100, como parte del evento La Huerta.

powered byDisqus