Pueblos primitivos actuales, los Inuit

Los pueblos más antiguos de la tierra tienen formas de relacionarse con la naturaleza que sirven para que los más modernos recordemos bases de nuestra conección más pura con el medio. En casi todos los continentes todavía hay pueblos originales y si queremos rastrear cuales son los ciclos realmente pertinentes a nuestra zona del planeta, nuestra alimentación, los ritmos, leyendas, celebraciones, cosmogonías y explicaciones sobre la naturaleza autóctona, es desde ellos que podemos formar las bases más puras.

Desde VV, vamos a seguir la pista de algunos, comenzando por el Norte del Continente Americano, con los Inuit o eskimales.

El Consejo Circumpolar Inuit, está encargado de hacer difusión y mantener conectados a los más de 160,000 Inuit de las regiones articas de Alaska, Canadá, Groenlandia y Chukotka, Russia. La red de unión entre los Inuit tiene como finalidad además de protegerse como raza y cultura, la responsabilidad que sienten como pueblo de cuidar el medio ambiente artico.

El origen de este pueblo está en el Norte de Asia, desde donde habrían cruzado por el estrecho de Bering para asentarse en el Norte de América. Hasta el día de hoy mantienen una vida nomade, siguiendo la migración de los animales que cazan, como los caribúes, osos, ballenas y focas. De todos los animales que cazan utilizan la mayor cantidad de partes posibles; como alimento, para hacer vestimenta, para las casas y las herramientas. Con el crecimiento de las ciudades, muchos Inuit han dejado muchas costumbres nomades.

En su estructura familiar los Inuit distribuyen funciones entre los miembros del grupo, para que cada uno se haga cargo de tareas específicas. La vivienda más conocida de estos pueblos del circulo polar, son los iglús, construcciones semiesféricas de bloques de hielo. Los ladrillos de hielo se pegan entre sí a presión.

En la cosmogonía Inuit en el origen del mundo sólo había un hombre y una mujer, ningún animal, hasta que la mujer pidió a Kaila, el dios del cielo, que poblara la tierra. Desde estos orígenes la relación entre humanos y animales es que estos se dejarían cazar, ya que así podrían ser liberadas sus almas.

En la tradición Inuit se mantiene vigente el relatar historias y trazar la relación del hombre con la tierra con la calidad de las leyendas, como para muchso pueblos de todo el mundo, la gran parte de esta tradición sigue siendo oral.

powered byDisqus