Fibra de bambú

Dentro de las alternativas al algodón que se están produciendo en el mundo textil, está la fibra de bambú. La idea suena peligrosa, si pensamos en los pandas, pero las variedades de bambú hay que decir que están legisladas y el cultivo regulado. La ropa hecha de bambú tendría varios beneficios entre ellos la textura suave sobre la piel y en relación a su cultivo es una de las plantas de más rápido crecimiento, alcanzando su máxima altura en sólo 3 meses y su madurez en 3 a 4 años. Además de la velocidad con que crece se regenera rápidamente luego de ser cosechada y es naturalmente resistente a pestes y plagas (beneficio que comparte con la ortiga como fibra).

Una hectárea de bambú produce 10 veces más fibra que la hectárea de algodón y necesita menos agua. En resumen, hay otras opciones y ya se están haciendo comercialmente viables, en cada continente y región hay variedades de la mayoría de las plantas que pueden complementar el cultivo vegetal para textil.

En la guía de la empresa inglesa Bam Bamboo Clothing, se ven los productos para hombres y mujeres. Por otra parte, los españoles Bambro tex han publicado artículos que respaldan con datos temas como la protección natural de la fibra de bambu contra los rayos ultra violetas y el hecho de que la mayoría de los productores de estas fibras clásicas que se vuelven a rescatar cultiva sin químicos  ni pesticidas y se rigen para ello por los reglamentos internacionales de la agricultura y confección orgánica. En Sudamérica la empresa más grande del mercado de telas alternativas, entre ellas el bambú, es ITESSA, en Perú.

Las mencionadas son un ejemplo de que los cambios están ocurriendo y el mercado se llena de nuevas opciones a las que se hace posible acceder a medida que estás crecen y se difunden.

powered byDisqus