Walden de Henry David Thoreau

A partir de hoy entra al equipo de Veo Verde Nicolás Sánchez, editor del blog entrelaspiedras y experto en literatura verde. Hoy nos presenta "Walden  o la vida en los bosques" de Henry David Thoreau.

“Me vine a los bosques porque quería hacer frente a los hechos esenciales de la vida, por ver si era capaz de aprender lo que ella tuviera por enseñar, y por no descubrir, cuando llegare mi hora, que no había siquiera vivido.”

Henry David Thoreau, filósofo anarquista estadounidense, considerado un precursor de la ecología moderna, relata en su libro “Walden o la vida en los bosques“, su alejamiento de la civilización en 1845 para irse a vivir por dos años a una cabaña en los bosques a encarar los hechos esenciales de la vida.

Construyó su cabaña con sus propias manos, comía lo que el bosque le daba sin tomar lo que no le era necesario, compartía con ardillas, aves, ratas y uno que otro amigo humano que se animaba a visitarlo. Vivía en una comunión mística con la naturaleza y dedicaba la mayor parte del día a observarla, tanto que acabo fundiendose con ella y considerando la vida humana y su MA como un todo inseparable. Describió su entorno a tal nivel que sus escritos sirven hoy como pruebas del cambio climático y de la extinción de especies; su relato -a modo de diario informal- habla con la misma pasión de la vida, de filosofía, de religión, del día a día, del cambio de las estaciones, de batallas entre hormigas, de la cocción de una hogaza de pan, la recolección de castañas, la lectura de un libro o el encuentro fortuito con un búho.

Un libro de un idealismo acojonante, de un romanticismo igual de radical, de lectura lenta dado el cuidado descriptivo del contexto, pero que por lo mismo logra sumergirnos en el reclamo de una dinámica de vida distinta, de otros tiempos y espacios a escalas mas humanas. No es volver a la época de las cavernas como podría ironizar una mala interpretación, no se trata más -¡pero tampoco menos!- que de darnos cuenta de como “las ocasiones de vivir, disminuyen en la medida en que crecen los llamados medios”… pues ”la civilización representa un adelanto real en la situación humana, pero solo el sabio sabe aprovecharse de ello”… como agrega  Henry Miller en su prólogo: “Thoreau vivió, mientras nosotros solamente existimos”… entre automóviles, periódicos, frigoríficos y aspiradoras.

Algunos pasajes memorables.

“Eso de dedicar la mejor parte de la vida a ganar dinero con objeto de disfrutar de una libertad cuestionable durante la peor parte de aquella.”

“El hombre es rico según el número de cosas de que puede prescindir”

“Un hombre honrado rara vez necesita contar sino con los diez dedos de la mano o, en casos extremos, recurriendo adicionalmente a los de los pies; el resto se compra a bulto. ¡Sencillez, sencillez, sencillez! digo; que vuestros asuntos sean dos o tres en vez de un centenar o un millar; en lugar de un millón contad hasta media docena, básteos la uña del pulgar para llevar las cuentas”

powered byDisqus