Escuela verde de Bali: Un ejemplo a seguir

Los niños que van al "Green School" de Bali, seguramente generarán un estado de consciencia ambiental mucho mayor a los niños que van a colegios normales en ciudades polucionadas. Principalmente por dos razones: La primera, porque fue construida con bambú. Sí, al estilo de la isla de Gilligan. Y la segunda, porque muchas de las clases son al aire libre y en un entorno en donde el verde es el color predominante.

La obra fue construida por John Hardy, un diseñador de joyas retirado que luego de ver "Una verdad incómoda" de Al Gore, decidió dar un gir a su vida y trabajar de ahí en adelante en pos del futuro de los niños. Y vaya que se tomó a pecho su compromiso. Por eso ideó la "Green School".

Pero esta escuela está lejos de ser hippie o poco rigurosa sólo porque es verde. Al contrario, desarrollan con el mismo entusiasmo matemática, lenguaje, arte, estudios sociales, ciencia y los combinan a su vez con producción de chocolate gourmet, granjas orgánicas y nuevos métodos para hacer construcciones sutentables con bambú, entre otras cosas.

Además, está desarrollada bajo los parámetros de permacultura, es decir, fue diseñada para trabajar en perfecta cohesión con la tierra, ya que cuentan también con una huerta orgánica y los estudiantes pueden cultivar frutas y vegetales.

Vía greenschool.org

powered byDisqus