Veo en Verde a: Ignacio Idalsoaga, director del Buin Zoo

El ringtone del celular de Ignacio Idalsoaga, director del Buin Zoo, es la clásica canción que popularizó la película Ace Ventura cuando los animales comienzan a aparearse. Y era que no, si vive rodeado de animales.

Hace un tiempo atrás escribimos un post contando que, precisamente, su zoológico tendría nuevas atracciones para las vacaciones de invierno para los niños. Sólo fue necesario poner las palabras "atracciones" y "zoológico" en la misma frase, para que muchas personas nos atacaran diciendo que éramos unos vendidos, que cómo podíamos apoyar a un zoológico y algunos dijeron que los habíamos defraudado.

Pero nosotros no nos quedamos ahí: Fuimos al Buin Zoo para conocer en terreno la realidad que viven los animales y para conversar con Ignacio y ver qué tenía que decir de la reacción de la gente a la polémica nota.

Por lo que nos fuimos al Buin Zoo hace unas semanas (en metro tren para contaminar menos). Y la verdad es que el parque es bastante impresionante por lo grande que es.

Luego de dar una vuelta mientras esperaba que llegara, nos sentamos a conversar en un rincón del zoológico. Ahí me contó de cómo casi sin proponérselo terminó creando uno de los mejores parques de Latinoamérica.

VV: Cuando estaba paseando, no pude evitar sentir compasión por el camello, ya que no tenía para nada cara de felicidad y eso me pasó también cuando veía al jaguar. La impresión de muchas personas respecto a los zoológicos es que no son felices, que por qué tenerlos encerrados y que nunca estarán en un hábitat parecido al que deberían estar. Entonces, ¿por qué tener un zoológico?


II: En el año 80, cuando me titulo como médico veterinario, junto con tener una empresa de otro rubro empiezo en este lugar a recibir animales chilenos dañados; águilas peucos, tiuques, zorros, especies nativas mutiladas por la mano del hombre, por accidentes, que en definitiva no tenían ninguna posibilidad en el medio natural porque venían dañadas y nos transformamos en el primer centro de rescate del país.

Todas las experiencias de centros de rescate son experiencias bastante posteriores, Cuando para el año 92 empiezan a aparecer varios de ellos, nosotros ya llevábamos 12 años. El año 94, producto de un encuentro que hace el SAG en el zoológico de Quilpué para evaluar la realidad zoológica en el país, nos convocan, ya que éramos el zoológico -sin serlo- privado más importante del país. Recién ese año nos dimos cuenta del sitial privilegiado en el que estábamos y que nunca habíamos buscado. No nos gustan los zoológicos, no nos gustan los animales encerrados, pero por otro lado teníamos especies exclusivamente mutiladas que tenían cero posibilidad en el medio natural.

Luego, en el año 98, en México, estuvimos casi un mes en un encuentro latinoamericano en donde estaban representados los mejores zoológicos del continente. Ahí nos dimos cuenta de la importancia que los zoológicos tienen desde el punto de vista de la educación. Y claro, muchos podrían argumentar: “Uno no necesitar tener un tigre encerrado porque lo puede mirar en Animal Planet y hacerse una idea de lo maravilloso que es”. Cuando haces una experiencia vivencial, casi de contacto físico, definitivamente eso te marca y sobre todo si tu lo manejas del punto de vista conceptual y los niños, que son más de 120 mil que nos visitan de martes a viernes por los programas educativos, los sensibilizas acerca de que hay tres mil animales en la naturaleza y 700 mil en zoológicos.

Hay un doble concepto en el fondo: Uno que los zoológicos se han transformado en las verdaderas arcas del 2050, ya que cuando las especies no existan, en los zoológicos van a quedar fondos genéticos. Y por otro lado, la labor importante de conscientización que uno puede hacer con el animal in situ es muy importante. Pero lo que lo hace más interesante es el hecho de que ningún animal de los que tenemos puedes tomarlo y liberarlo, porque moriría. Ninguno de nuestros animales aprendió a cazar porque nacieron en cautiverio. Nosotros evitamos la reproducción de los grandes felinos porque nos sentimos mas llamados a captar los que tienen los circos que a reproducirlos nosotros. Entonces no es un tema de tomar un animal y liberarlo y condenarlo a la muerte.

VV: ¿Qué tienes que decirle a esa gente que se opone a los zoológicos y animales en cautiverio?

II: Yo creo que los referentes que tienen de zoológicos no son necesariamente buenos. Tuvimos la suerte de que hace dos semanas atrás se hiciera en Chile el encuentro latinoamericano de zoológicos. Contamos con más de 80 directores miembros de las comunidades zoológicas de Latinoamérica y me sorprendió que una de las personas que vino que representaba a los zoológicos europeos pensara que el Buin Zoo estaba dentro de los tres mejores zoológicos de Latinoamérica que él había visto y después en un correo posterior, me dice: “Creo que son el mejor zoológico de Sudamérica”.

Detrás de las bambalinas de un zoológico no todo el mundo ve que hay una preocupación permanente y real del bienestar animal y es por eso que nuestros pares nos valoraron de manera tan importante.

Estuvimos hace dos meses atrás en el encuentro mundial de educadores de zoológicos y quedaron absolutamente sorprendidos de todo el material pedagógico que usamos con los niños, el que los niños se llevan, que pueden recortar y memorizar.

Y lo que es más importante, en este mismo sentido hemos tratado de ser muy coherentes con nuestro mensaje a los niños: El mundo lo compartimos, lo tenemos que cuidar y los animales son parte importante de este sistema.

VV: ¿Qué acciones verdes llevan a cabo en el zoológico?

II: Todo nuestro circuito de producción es un circuito verde, en el sentido que todo el guano que se genera en el zoológico va a compostaje, que hacemos reciclaje, que minimizamos al máximo la basura y que hace ya dos meses acabamos de inaugurar nuestra planta de tratamiento de agua única en Sudamérica. No hay ningún otro zoológico que haya llegado a ese grado de tecnología para poder reutilizar el agua que usamos para riego. Aquí nada se pierde. Entonces, todo eso lo vamos a usar como instrumento de educación.

VV: ¿Hay algún ente fiscalizador que vele por el debido trato de los animales en los zoológicos?

II: El servicio agrícola y ganadero es el que pone los estándares básicos pero la verdad es que son lineamientos muy básicos.

VV: ¿Y crees que deberían existir?

II: Yo creo que la ley de maltrato de animales va por esa linea. Pero por otro lado, está el Estado que tienen una deuda importantísima con resolver problemáticas como por ejemplo los animales de circo porque prácticamente, podrían ser incautados todos ellos, 34 leones, 17 tigres, un elefante, dos osos, varios papiones, pero a dónde los derivan.

El año pasado nosotros recibimos seis leones que colocamos en distintos zoológicos. Incluso, llevamos uno a Sudáfrica. Era primera vez que Sudamérica mandaba a Sudáfrica un león y era un animal de circo. Hicimos una campaña y lo tuvimos durante un año mejorandolo física y psicológicamente y se fue a un parque protegido. Ni si quiera estando en Sudáfrica, su país de origen, pudo llegar a un lugar donde tuviera que cazar sus animales porque se habría muerto de hambre. No habría tenido ninguna posibilidad. Llegó a un parque protegido donde hoy tiene una hectárea pa él solo, que podría parecer poco para muchos, pero él nunca habría tenido una condición de vida parecida teniendo la debilidad que tiene como animal. O sea, hicimos un tremendo esfuerzo para llevarlo allá. Pero esto no lo hicimos solos, hay ONG's que conocen nuestro trabajo y con ellos hemos conseguido un grado de credibilidad en nuestro discurso.

VV: ¿Cuáles son esas ONG's?

II: Eco Protege y Eco Poli. Hemos hecho varias campañas con varias ONG's  no sólo con ellas dos. En la medida que nos hemos ido conociendo -porque a veces nos han hecho comentarios muy duros sin conocer nuestra realidad-, lo hemos convocad, hemos conversado muy abiertamente y creo que tenemos muchos elementos para ser creíbles porque hay una coherencia entre lo que decimos y lo que intentamos hacer, entonces, al final, estamos todos por la misma causa.

Si no fueramos consistentes en nuestro método educativo, si no tuvieramos un equipo de psicólolgos, psicopedagogos, de biólogos que generan todo nuestro contexto educativo, tampoco habría mucha coherencia, porque se tranformaria en una mera exhibición y el sentido último que tendrían los animales sería entretener a la gente y no es la función ultima que pensamos tener.

Se habla de que los zoológicos tienen cuatro pilares fundamentales: Uno es la recreación: La gente no viene buscando educación, viene a entretenerse y ahí nuestra primera inquietud es que si vienes a entretenerte no salgas deprimido. Pero no basta con eso, la educación es un soporte y un pilar indispensable que lo ocupas como herramienta una vez que tienes al público en tu metro cuadrado. Pero hay dos áreas que también justifican a los zoológicos, que tiene que ver con conservación y investigación: El zoológico genera mucha información en cuanto a especies que viven en la naturaleza de las cuales suele tenerse muy poca información.

Hoy nos estamos asociando con la UNAB que nos va a entregar todos los recursos para transformar nuestro hospital veterinario en quizás el más importante del país y así construir el primer centro de rescate y rehabilitacion de Chile. Esto nos va a permitir que, por ejemplo, un loro que estuvo mucho tiempo en una casa, que nunca aprendió a buscar su comida, que le cortaron las alas y se demora un año en volver a tener el largo de sus alas, va a estar en un recinto en donde se va a minimizar el contacto con el ser humano y va a ser muy bien preparado para la liberación, en todo sentido. Entonces, ahí cerramos el círculo de lo que un zoológico puede hacer a través de todos estos proyectos de conservación.

powered byDisqus