Paladar criminal en China: Sopa de aleta de tiburón

Esta preparación es una fuerte tradición china consumiéndose para celebrar ocasiones especiales. Hoy se ha masificado por las excelentes condiciones económicas de los nuevos ricos, lo que ha llevado a prácticas de pesca cruel sin precedentes.

Hace ya un buen tiempo que el "Sueño Americano" ha sido trocado por el "Sueño Chino". Miles de nuevos ricos en esta parte del mundo han surgido gracias a la bonanza económica y auge del mercado tecnológico. Es así como el consumo del lujo  ha aumentado ostensiblemente, dando rienda suelta a prácticas bien reñidas con la crueldad y el crimen, pero que son dignas de un emperador, como es el caso de la sopa de aleta de tiburón.

La sopa, que puede costar hasta $ 200 por plato, ya está disponible por la rápida expansión de chinos de clase media alta. Y eso significa que muchas especies de tiburones, algunos de ellos ya en peligro de extinción, no sólo son objeto de sobrepesca, sino que también están en peligro de ser mutilados para sacar sus aletas mientras todavía están vivos, y luego devueltos al mar para morir desangrados.

Últimamente a 1,5 millones de tiburones sufren esta horrenda situación a la semana. Y suman 70 millones por año.

Los cazadores de aletas de tiburón no discriminan cuando se trata de especies: podría ser el martillo festoneado en peligro de extinción o la trilladora también en peligro de extinción, o podría ser un bebé de seda que aún no ha tenido la oportunidad de tener descendencia. Las poblaciones de las dos primeras se han reducido un 50 por ciento en los últimos 15 años.

Lo más indignante resulta ser que sólo alrededor del 5 por ciento de los tiburones se utiliza para la alimentación. Las aletas valen $ 28 dólares por libra, mientras que la única carne que aporta corresponde a  $ 2 dólares. Y cuando los tiburones son lo suficientemente grandes como para ser codiciados por sus aletas, su carne tiene un sabor horrible.

Pero China no es el único país que está involucrado en esta  "fina y exclusiva" preparación.  Porque en el Senado de California aprobó recientemente  una prohibición de las importaciones de aleta de tiburón, uniéndose  Hawaii, Oregon y Washington.

Ver en YouTube

FuenteThe Soup That Is Killing the Ocean Gizmodo

powered byDisqus