Árbol medicinal enfrenta extinción

Una especie del árbol tejo del Himalaya, productora de Taxol, droga usada en quimioterapia, ha sido empujado al borde de la extinción por su sobre explotación para uso medicinal y como combustible

La "lista roja" anual de las especies amenazadas, que elabora la International Union for Conservation of Nature (IUCN), incluye este año un árbol cuya corteza se utiliza para el tratamiento del cáncer.

Una especie del árbol tejo del Himalaya, productora de Taxol, droga usada en quimioterapia, ha sido empujado al borde de la extinción por su sobre explotación para uso medicinal y como combustible.

Este árbol medicinal, Taxus conforta, que se encuentra en Afghanistán, India y Nepal, ha cambiado su estado de conservación de "vulnerable" a "en peligro de extinción", de acuerdo al último reporte de especies en peligro.

El Taxol fue descubierto por el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos a finales de la década de 1960, aislado en la corteza del Tejo del Pácifico, Taxos brevifolia. A la fecha, las 11 especies de Tejo han sido identificadas como poseedoras de Taxol.

De acuerdo a declaraciones de Craig Hilton-Taylor, gerente de la unidad que elabora la "lista roja" de la IUCN: "la cosecha de corteza mata a los árboles, pero es posible extraer Taxol de recortes de la misma, por lo que si la recolección se controla, puede ser menos perjudicial para las plantas". "La cosecha e intercambio deben ser cuidadosamente controladas para asegurar que es sustentable, pero las plantas deberían además crecer en cultivos para reducir el impacto de cosechas en poblaciones salvajes", agrega.

La "lista roja" es actualmente el estudio más detallado de las especies del planeta, compilado desde el trabajo de miles de científicos alrededor del mundo.

Por primera vez, más de 61.900 especies han sido revisadas. La última lista categoriza 801 especies como ya extintas, 64 como extintas en estado salvaje y 9.568 en peligro crítico o de extinción. Otras 10.002 especies se encuentran en estado vulnerable, donde las principales amenazas son el uso excesivo, contaminación, perdida de hábitat y degradación.

Tim Entwisle, científico en los Royal Botanic Gardens (Kew) señala que "hay 380.000 especies de plantas nombradas y descritas, con alrededor de 2.000 siendo añadidas cada año a la lista. Nosotros estimamos que una de cada cinco de éstas pueden estar bajo peligro de extinción en este momento, antes incluso de analizar como un factor de impacto el cambio climático".

El abeto de agua chino, por ejemplo, que se encontraba esparcido por China y Vietnam, hoy se encuentra severamente amenazado. La causa principal de esto es la perdida de su hábitat debido a la intensa y expansiva agricultura. Los últimos asentamientos descubiertos en Laos fueron aniquilados debido a las inundaciones causadas por una nueva central hidroeléctrica en construcción.

En las islas graníticas de Seychelles, el 77% de las plantas con flores (endémicas) están categorizadas en riesgo de extinción, y esto incluye al Coco de Mer, cosechado ilegalmente por sus supuestos propiedades afrodisíacas.

De acuerdos  la lista, el 25 % de todos los mamíferos se consideran en situación de riesgo grave. El rinoceronte negro del oeste de África ha sido declarado oficialmente extinto, el rinoceronte blanco en el centro de África está en peligro de extinción y ha sido clasificado como posiblemente extinto en estado salvaje. En Vietnam, la caza furtiva llevo al rinoceronte de Java a la extinción y dejó a la especie en la Isla de Java en peligro crítico "de numeración"; la única población existente alcanza menos de 50 individuos.

La biodiversidad continua decreciendo y los gobiernos necesitan tomar acciones concretas para conseguir, en el plan de 10 años acordado el año pasado en la Cumbre Internacional de Biodiversidad en Japón, prevenir la extinción de especies amenazadas y cambiar el estatus de conservación de aquellas en mayor peligro.

Además, acá puedes encontrar un enlace a la "Lista Roja" en fotografias

Fuente: Medicinal tree used in chemotherapy drug faces extinction (The Guardian)

 

powered byDisqus