Ciencia se acerca a las razones y a la cura de la depresión

120 millones de personas son las que sufren de depresión en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

Un día como hoy -14 de febrero-  puede ser motivo de múltiples alegrías, o de un sinfín de padecimientos. La depresión es una enfermedad muchas veces invisible, que consigue ser somatizada, afectando la salud en general.

El problema se agrava cuando contamos con que unos 120 millones de personas la padecen en el mundo, cifra que va en aumento y que comienza, cada vez en mayor medida a afectar a los más jóvenes.

Pero así como hay quienes se "bajonean" en extremo ante las rupturas de pareja, la muerte, o situaciones relacionadas con el dinero, el trabajo y la salud, hay otros que parece, simplemente que "no les entran balas". Esto está relacionado con la capacidad de resiliencia, o rapidez para sobreponerse a los embates de la vida.

El Consejo británico de Investigación Médica de Manchester , investigó los orígenes y funcionamiento de esta capacidad humana, descubriendo que tiene relación con la memoria emotiva. Mientras unos tienen la tendencia a recordar momentos felices, mientras que las otras no.

Especulando sobre el asunto, podríamos decir que sus niveles de transferencia positiva han sido altos, por lo que dejan de lado más rápidamente las malas experiencias, ya que conocen de manera natural, que los buenos momentos son parte de la vida, y que por lo tanto volverán a suceder.

Los investigadores, por lo menos dicen que teóricamente podría existir una "píldora de resiliencia" para aquellos que se mantienen "pegados" en un mal rollo, y no son capaces de ir por más y mejores experiencias, por el miedo que éstas le producen, ya que podrían volver a ser dolorosas.

Nada más citar un viejo dicho "Quién no se arriesga, no cruza el río". Por eso si quieres ir más allá, debes ser valiente y traspasar los límites, casi en su mayoría mentales, para descubrir un nuevo paisaje.

Fuente: Depresión: estudios científicos se aproximan a sus causas y una posible cura (Bíobio) 

powered byDisqus