Monos babuinos diferencian las palabras reales de las falsas

En un laboratorio francés hecho a medida, seis babuinos aprendieron la diferencia entre palabras reales (en inglés) y aquellas inventadas. Esta sería la clave para comprender porqué existen problemas de comprensión lectora en humanos.

En un laboratorio francés hecho a medida, seis babuinos (Papio papio) aprendieron la diferencia entre palabras reales (en inglés) y aquellas inventadas. Los primates son capaces de diferenciar toda una serie de palabras, pero no tienen idea de su significado. Es decir, no entienden el idioma pero si lo pueden "leer".

En su nivel más básico, la lectura se trata de reconocer patrones. Nos fijamos en las letras (u otros símbolos) y las identificamos en base a su número, posición y ángulo de las líneas. Esta es una tarea tribial y que no requiere un manejo del idioma. Las letras no son en nada diferentes a cualquier otro objeto en nuestro entorno que podemos reconocer. Incluso una paloma puede ser entrenada para diferenciar letras.

El paso siguiente es el más difícil. Nosotros logramos unir las letras mirando la posición relativa entre ellas, lo que se conoce como procesamiento ortográfico. Esta es la etapa en que, según el consenso general, el lenguaje comienza a funcionar. A medida que vemos grupos de letras, pensamos en el sonido que representan y leemos el mundo a nuestro alrededor.

Jonathan Grainger, investigador de la Universidad de Aix-Marseille, ha determinado que el procesamiento ortográfico puede ocurrir aún cuando no exista un conocimiento del lenguaje o cómo las palabras están destinadas a sonar.

Grainger entrenó monos babuinos para que reconocieran palabras en inglés y las pudiesen separar de aquellas sin sentido pero muy similares. Los monos aprendieron rápido e incluso fueron capaces de categorizar palabras que nunca habían visto antes. Las habilidades demostradas sugieren que el acto de leer palabras es sólo una versión más avanzada del reconocimiento de patrones que nos permite identificar las letras.

Los monos que se usaron en este experimento viven en un instalación única, diseñada por Joël Fagot, donde ellos pueden elegir ser voluntarios de los experimentos. El recinto incluye pantallas táctiles que muestran palabras de cuatro letras, por ejemplo: "done", "land", "vast" o palabras falsas como "dan", "los" o "virt". El babuino debe separarlas en "palabras" o "no-palabras" mediante la elección de una de las dos formas. Si la respuesta es correcta, recibe un delicioso premio.

Ninguno de los seis monos había visto palabras o letras con anterioridad, pero tras un mes y medio y miles de ensayos, todos fueron capaces de distinguir las palabras de las no-palabras con alrededor de un 75% de exactitud. Dan, el babuino más exitoso de todos ellos, construyó un vocabulario de 308 palabras.

Su logro es notable, sobre todo porque las no-palabras eran muy similares a las verdaderas. Grainger cree que los babuinos aprendieron a diferenciar las palabras reales de las falsas mediante el uso de la frecuencia de las combinaciones de letras. Esto significa que aprendieron qué combinaciones eran más propensas a encontrarse en aquellas palabras verdaderas y que por lo tanto tomaron sus decisiones en consecuencia.

Puedes encontrar el paper con el estudio en el siguiente enlace: Grainger, Dufau, Montant, Ziegler & Fagot. 2012. Orthographic Processing in Baboons (Papio papio).

Fuente: Reading without understanding: baboons can tell real English words from fake ones (Discover Magazine)

powered byDisqus