Polémico estudio anti comida orgánica y la campaña que se esconde detrás

Cargill, un gigande del agro, sería una de las empresas tras el estudio antiorgánico surgido en Standford.

En lo personal, no me resulta extraño que la Universidad de Stanford se haya aliado con el gigante agrícola Cargill y que al poco tiempo publique un "estudio" donde investigadores asociados sugieran que la comida orgánica no es más sana que su gran competencia cultivada de manera masiva y con pesticidas y OMG de por medio. Viciado, pero no extraño.

La empresa agrícola donó al menos 5 millones de dólares para la creación del Center on Food Security and the Environment (FSE), tiene una página dentro de su sitio web donde explica la naturaleza de su asociación con Stanford y está listada como una de los muchos contribuyentes a la universidad según la memoria anual del 2011 (página 38 del PDF).

El "estudio" 

Cuando los ciclos completos de comunicación están dominados por titulares construidos en base a un único estudio universitario, editoriales como la de Harry Wallop en The Telegraph sólo vienen a reforzar la idea de un gran negociado lobbysta agroindustrial. Con anterioridad, otras campañas se han dedicado a destrozar la belleza de los alimentos orgánicos. Estos productos son cultivados sin la presencia de pesticidas y manipulación genética (OMG), los cuales han demostrado causar problemas de aprendizaje, disminución del coeficiente intelectual, esterilidad y una serie de otros efectos en la salud, incluyendo una gran variedad de cánceres.

La última propaganda contra los alimentos orgánicos se inició con un estudio de Stanford [PDF] que nace desde su Center for Health Policy (subsidiario del Freeman Spogli Institute for International Studies) y se centra en el examen del valor nutricional de los alimentos orgánicos frente a los no-orgánicos. Según la investigación, la comida con pesticidas tiene casi el mismo valor nutritivo que la orgánica, desechando por completo el aspecto fundamental de comer alimentos sin químicos en ellos. En efecto, es posible que el valor nutricional sea similar, pero el punto primordial de elegir productos orgánicos no es el valor nutricional, sino evitar aquellos extras que las grandes corporaciones agroalimentarias ponen en sus productos.

En ese sentido, el estudio de la Universidad de Stanford intencionalmente descarta la preocupación por la presencia de pesticidas, simplemente alegando que los niveles estaban dentro de lo tolerado legalmente. No hay información sobre si la tolerancia legal era una tolerancia segura, ni tampoco alguna mención a los efectos nocivos de los organismos modificados genéticamente (OMG) o de otros aditivos alimentarios controvertidos.

En el siguiente vídeo se dedican a analizar el estudio y sus implicancias.

Enjoy!

Ver en YouTube

Link: Estudio: Alimentos orgánicos no son más nutritivos que los fertilizados químicamente

Fuente: Cargill and Others Behind anti-Organic "Stanford Study" (Land Destroyer Report)

powered byDisqus