Expedición francesa revela que océanos se ahogan en plástico

Considerando que los fragmentos plásticos pueden perdurar miles de años antes de descomponerse totalmente; estos fragmentos podrían terminar causando estragos en los ecosistemas oceánicos por cientos e incluso miles de años.

Nuevos descubrimientos de la expedición de investigación científica francesa Tara Oceans revelan un alarmante descubrimiento, la presencia de millones de elementos plásticos en todos los océanos del mundo.

Desde el buque de investigación Tara, un equipo compuesto por más de una decena de científicos se encuentran realizando una exhaustiva expedición de dos años y medio de duración, que abarca más 112.000 kilómetros, para investigar a los habitantes más pequeños del océano: el plancton. Hasta la fecha, el equipo ha recolectado y etiquetado 1,5 millones de especies de plancton, el doble estimado previamente para estos diminutos seres vivos.

Sin embargo, la expedición ha descubierto más que especies biológicas. Dentro de los hallazgos se incluye una alarmante cantidad de plástico microscópico suspendido en las aguas oceánicas.

Quizás lo más sorprendente fue haber hallado estos fragmentos plásticos en zonas previamente consideradas como prístinas por aislación geográfica. Por ejemplo en la Antártica el equipo galo pudo encontrar más de 50.000 diminutos fragmentos plásticos por kilómetro cuadrado. De acuerdo al equipo investigador, las corrientes oceánicas han permitido a la humanidad afectar negativamente inclusive los más remotos océanos del mundo.

Los fragmentos plásticos microscópicos, que pueden llegar a ser más pequeños que el tamaño de una célula, constituyen un peligro químico tanto para el plancton como para los peces. Debido a que el plástico no es digerible, no puede ser procesado por el sistema digestivo de los peces. Por lo tanto la acumulación de estos fragmentos plásticos podrían causar una constipación fatal al bloquear el sistema digestivo de manera parcial o total. Adicionalmente, algunos tipos de plástico contienen sustancias tóxicas como DDT y PCB.

Lo peor es que los fragmentos y toxinas acumuladas en el animal se pueden transferir a otros seres vivos cuando éstos son consumidos, matando potencialmente más animales en un proceso conocido como bioacumulación.

Considerando que los fragmentos plásticos pueden perdurar miles de años antes de descomponerse totalmente; estos fragmentos podrían terminar causando estragos en los ecosistemas oceánicos por cientos e incluso miles de años.

Pero lo más deprimente acerca de estos fragmentos plásticos es que no van a disminuir en el tiempo sino todo lo contrario. Fragmentos de plástico más grandes y visibles, desde botellas a grandes contenedores, también abundan en el océano, con un promedio de 46.000 unidades visibles por kilometro cuadrado. Debido a la foto-degradación (ocasionada por la acción de la luz solar), estas unidades plásticas se quebrantan en pequeños fragmentos y piezas, que finalmente terminan convirtiéndose en partículas microscópicas letales para la vida en el océano.

Si todos los cientos de millones de toneladas de grandes unidades de plástico se degradaran simultáneamente en este tipo de fragmentos, el océano se encontraría en una encrucijada, ya que los fragmentos de plásticos sobrepasarían la población de plancton, haciendo mucho más difícil la sobrevivencia de estos pequeños y cruciales animales.

Considerando que el fitoplancton (plancton vegetal capaz de realizar fotosíntesis) genera más de la mitad del oxígeno que respiramos cada año, la contaminación por plástico podría terminar asfixiando a los océanos y la vida en el planeta.

Como consumidores de productos plásticos, revertir esta situación es responsabilidad de todos. ¡A consumir menos y a proteger más!

Link: Expedición francesa investigará un enorme basural en medio del Océano Pacífico

Isla Basura: Un documental indispensable para entender la problemática del plástico

powered byDisqus