COLUMNA: ¿Quién se lleva el último pez?

Que Greenpeace sea un actor relevante de la discusión de la sustentabilidad ambiental de la Ley de Pesca nos permite explicar un dato novedoso; Es el mismo Gobierno que ahora reconoce que tenemos propuestas y fiscalizamos. Novedad pues son contadas las excepciones del gabinete presidencial que no nos han dicho que estamos bloqueando la inversión, el desarrollo del país y la superación de la pobreza o alguna cosa terrible por el estilo. Las cosas como son. Y aprovecho de responder la columna en primera persona de Karen.

La discusión de la Ley de Pesca incluye -ahora, hoy- ciertas definiciones que permitirán contar con herramientas para que expertos científicos, puedan definir cuotas máximas de captura. Esto es un avance enorme cuando el 70% de las pesquerías están sobre explotadas y en crisis, traspasando los costos a quienes hoy son más vulnerables y a todo Chile en el largo plazo. Que yo recuerde tuvimos que presionar por varios meses para que las incluyeran; no pasó de casualidad ni por buena voluntad de nadie. Al contrario, la ley estuvo a punto de pasar "colada" con el silencio de los medios. Esto ha sido, insistimos, gracias al trabajo de miles que llamamos y actuamos para evidenciar -en las mismas puertas del Ministerio de Economía- que los temas ambientales eran claves. Es decir, las gracias tenemos que darlas a las personas. ¿A las autoridades hay que darles las gracias por hacer su trabajo? Fueron miles de personas las que hicieron eco del llamado por radios, en calles, y por las redes sociales.

Lograr que no sea la misma industria la que decida cuánto se captura, y por fin los informes de expertos sean centrales en la toma de decisión para regular cómo tratamos a nuestro mar es una victoria épica. Aún no lo logramos; la discusión sigue en el senado y estará ahí por unos pocos días más. Te puedes sumar en http://gpcl.org/salvaelmar

El silencio comunicacional ha sido brutal sobre este asunto. La presencia en Chile de una experta en sustentabilidad marina para insistir a senadores con datos concretos, que la ley es una oportunidad única para parar de una vez por todas con la sobre explotación sumó y mucho. Del silencio pasamos a un gobierno reconociendo la importancia de criterios mínimos de sustentabilidad ambiental para la gestión de toda la industria, citándonos como referente. ¿Magia? O el trabajo de ciudadanos que se esforzaron para exigir lo mínimo.

¿Apoyamos todos los aspectos de la Ley de Pesca propuesta por el Gobierno? No (leer más). Habiendo campañas sociales de los mismos actores involucrados nos parece obvio que se abran los espacios para construir acuerdos sociales que beneficien a todos. Nuestro trabajo está enfocado en algo que es complementario, previo y necesario para evitar que alguna vez tengamos que decidir quién se captura el último pez. Como dijimos en Twitter;

Bien por todos los que nos han preguntado solicitando aclaración, pues nos permiten dar la cara y defender la voz de miles. Bien por quienes están insistiendo en un Chile más justo y solidario. Bien por lo que sabemos que la sustentabilidad comienza con peces vivos, sanos en un mar que sea de y para todos. Para que sea una realidad, y se pueda discutir cómo hacer más competitivo y justo el negocio atina en http://gpcl.org/salvaelmar

powered byDisqus