Ley de Pesca: Senado en las redes del debate

Longueira, utilizó criterios técnicos para abalar la tesis de que la sobreexplotación del mar chileno no permitía abrir licitaciones, por lo cual se debía "ordenar" a los actores que ya se encontraban en el mercado pesquero...y dárselos a "perpetuidad".

La nueva Ley de Pesca, lejos de ser redactada por el Ministerio de Medio Ambiente, fue construida por las definiciones del Ministro de Economía Pablo Longueira, quien utilizó criterios técnicos para abalar la tesis de que la sobreexplotación del mar chileno no permitía abrir licitaciones, por lo cual se debía "ordenar" a los actores que ya se encontraban en el mercado pesquero.

Greenpeace y Oceana, celebraron las nuevas bases científicas con las cuales se dotarían las cuotas de captura, relevando la decisión del Consejo de Pesca o la Subsecretaría del ramo que en muchas ocasiones daba los permisos atendiendo razones políticas. Se consiguió incorporar a la Ley definiciones de Captura y Desembarque, Punto Biológicos de Referencias, y  del principio precautorio respecto de los impactos de la industria para proteger la biodiversidad de los ecosistemas marinos.

Sin embargo, quedó un artículo en la Ley, el más álgido y controvertido y del cual aún no hay un acuerdo claro, que no garantiza la soberanía del Estado de Chile, y por consiguiente de TODOS los chilenos y chilenas, sobre los recursos hidrobiológicos dentro de la Zona Económica Exclusiva, para la exploración y explotación, conservación y administración. Existe el peligro entonces, de que toda la riqueza que baña a lo largo de 4 mil kilómetros de costa quede bajo el derecho de propiedad de estos "actores" (siete familias que se encuentran en el negocio) sobre los recursos, para siempre.

Esto dado a que aún no se sanja el Artículo 26 en todos sus apartados, que se refiere al licitación a perpetuidad el recurso pesquero sólo a siete poderosas familias. Longueira explica que la medida responde a la sobreexplotación de la pesca en Chile, por lo que no se puede incluir mayor número de actores para licitar y se debe “ordenar” los que ya se encuentran en el negocio.

Ante esto, Ricardo Lagos Weber declaró que ”No estoy de acuerdo con renovar las licencias automáticamente y que sean de más de 10 años” y por su parte Ricardo Navarro, el más crítico de los parlamentarios con la norma, aseguró que “se establece un premio por 20 años a quienes sobreexplotaron el mar por 10 años”.

El presidente del Senado, el PS Camilo Escalona, señaló que la normativa propuesta en lo que respecta a la entrega de las licencias de pesca, confunde la posibilidad de entregar un carnet de conducir, con la opción de entregar el carnet y además un Mercedes Benz.

Es así como se ha dilatado esta discusión, dándole la razón a los pescadores artesanales que veían desde un inicio que este tópico representaba un verdadero escándalo para los ciudadanos. Sobre todo porque se aluden criterios de sustentabilidad para amparar la concentración económica del mercado pesquero, cuestión que de todas formas es muy cuestionable, dado a que la pesca de arrastre difícilmente puede llegar a ser sustentable y por otra parte, la mayoría de los recursos son convertidos en harina de pescado para alimentar salmones, y animales de crianza como chanchos, vacas y pollos.

En Chile por habitante es consumida menor cantidad de pescado que en África, puesto que no se fomenta ni se incentiva que se aumente su consumo, y dado que el modelo extractivo responde a las necesidades de los mercados externos en el ya consabido y añejo "modelo de exportación primaria".

Esta debatida votación sigue en marcha ya que aún no llega a puerto. Tú puedes seguirla minuto a minuto  transmitida por TV Senado.

powered byDisqus