Partenogénesis o inmaculada concepción: ¿Es posible reproducirse sin copular?

Existen muchas criaturas en el mundo a las cuales se les puede inducir un nacimiento virgen y otras que lo generan naturalmente.

La partenogénesis es una forma de reproducirse asexualmente, es decir, sin necesidad de  que el macho tenga relaciones sexuales con la hembra, algo así como “el Espíritu Santo” que embarazo ala Virgen María, pero con una explicación científica.

Las gallinas pueden poner huevos, incluso si no se han cruzado nunca con un gallo, pero estos huevos difícilmente se convertirán en un pollito. Sin embargo, hay ciertas reacciones químicas que pueden hacer milagros, desde hace años que los científicos descubrieron que sumergiendo los huevos no fertilizados en ácido sulfúrico, podían desarrollarse “casi” igual que un huevo fecundado por un gallo, esto sería un tipo de partenogénesis.

Utilizar química en los huevos de gallina no ha dado resultados 100% óptimos, pero si los da en algunas especies, que pueden desarrollar pertenogénesis naturalmente, como son los platelminitos, insectos, anfibios, reptiles y hasta se han dado casos, poco frecuentes, en aves.

Para la economía, manejar los nacimientos “vírgenes” es un muy buen negocio, y así han aumentado las colonias de erizos y estrellas de mar con ácidos y oxigenación del agua.

Existen muchas criaturas en el mundo a las cuales se les puede inducir un nacimiento virgen y otras que lo generan naturalmente. El único caso humano conocido de partenogénesis, se dio en 1944, cuando una joven embarazada de una niña aseguraba que era virgen. En esa oportunidad nadie le creyó, pero años después analizaron a la madre y a la hija y descubrieron que tenían más características genéticas de hermanas gemelas, o sea que la madre dio a luz a su hermana tiempo después, de cualquier forma el caso es extraño ¿no?

Fuente: Chemistry can induce “virgin Barth” in animals (IO9)

powered byDisqus