(124) Crónica de una extinción anunciada: Animales que una vez vivieron junto a nosotros

por

7 posts

animales extintos

(cc) De Incrñedibol FotoLog of Pieces

Cuando en el colegio nos hablaban de los animales extintos, por lo general el tema no iba más allá de los dinosaurios. Pero la verdad es mucho más amplia y también cercana. Este no es un fenómeno que pasó. Pasa. Y pasa más de lo que uno cree.

El tema hoy es complejo. Si bien, incluso antes de la llegada del ser humano a la Tierra la extinción de seres vivos ocurría, hoy, como todo ámbito de cosas, su ritmo se ha acelerado considerablemente. Al menos desde hace unos 100 mil años atrás. Todo esto en gran parte tiene directa relación con la expansión geográfica de los países, los que en su avance irrumpen en tierras que por siglos fueron el hábitat de distintas especies animales. El tema es preocupante, al punto que científicos de la ONU advirtieron que de seguir así, el año 2100 la cantidad de especies extintas llegaría a la mitad de las que actualmente existen. Por decir lo menos, el anuncio es lapidario.

Uno de los grandes problemas que acarrea la extinción de animales tiene que ver con la inestabilidad que afecta a la biodiversidad, la que es fundamental e imprescindible para que exista vida en la Tierra, por lo mismo, hay que estar atentos y evitar que erradas intervenciones humanas, como la construcción de una central termoeléctrica a pocos de metros de una importante colonia de pingüinos de Humboldt –me refiero al proyecto de Punta de Choros en Chile–, se lleven a cabo.

Repasemos algunos casos. Sí, algunos, porque si nos proponemos hacer una lista de animales extintos, tendríamos material como para escribir una enciclopedia, y de muuuchos capítulos. Por lo mismo, sólo vamos a hablar de algunos casos. Partamos con un mamífero: el del León del Cabo. Como su nombre lo dice, una subespecie del león que lamentablemente, ya no existe. ¿Culpable? El hombre.

En 1860 fue el último año del cual se tiene registro del León del Cabo. Se dice que fueron los ingleses los culpables, aunque no existe certeza absoluta. Pero lo que si se sabe es que cuando se instalaron en Sudáfrica, los cazaban por deporte. Y si no era por deporte, era porque estaban defendiendo sus ganados. En resumidas cuentas, así fue el su desenlace.

¿Fotografías? No hay. El único registro gráfico que existe son algunos retratos, entre ellos, uno que realizó el mismísimo Rembrandt. Notable.