(005) Muertes evitables por contaminación atmosférica en Ciudad de México, Santiago y Sao Paulo

aire1

(cc)guilherme cecílio

En general todas las ciudades del mundo sufren los mismos problemas ambientales. Emiten contaminantes atmosféricos, vierten sus desechos en aguas subterráneas y superficiales, así como también sobre el suelo, contaminándolo puntualmente. Lo que evita de algún modo ese impacto es la legislación ambiental y, en especial, el rigor de la fiscalización. Latinoamérica no destaca precisamente por esto último, por lo que no es difícil encontrar múltiples problemas ambientales en nuestras ciudades.

En relación al empeoramiento de la calidad del aire, todas las grandes ciudades generan emisiones atmosféricas porque tienen un gran parque automotriz, transporte público e industrias. No obstante su magnitud es diferente o, más bien, especialmente grave en algunas ciudades, en especial por condicionantes geomorfológicos o climáticos, o bien, por la gran cantidad de población e industrias que concentran. Ciudad de México, Sao Paulo y Santiago son casos emblemáticos, donde la concentración de contaminantes atmosféricos supera los estándares internacionales y la ciudadanía es consciente del problema.

La contaminación atmosférica es uno de los grandes problemas ambientales de las grandes ciudades latinoamericanas. Sin embargo, los fenómenos ambientales se relacionan entre sí, y las causas de la contaminación atmosférica se pueden encontrar en otros tipos de problemas ambientales, como la contaminación de las aguas y del suelo, del manejo que se hace de ellos y de cómo se transforman en el tiempo por razones antrópicas.

Todos sabemos que la contaminación afecta la salud del hombre, pero ¿cuánto?, si mejoramos las condiciones ambientales, ¿qué ganaríamos? O más bien ¿qué evitaríamos?

Investigadores de Estados Unidos, Brasil, México y Chile se hicieron estas preguntas para tres grandes ciudades latinoamericanas: Ciudad de México, Santiago (Chile) y Sao Paulo (Brasil). Evaluaron dos escenarios de calidad del aire (material particulado –PM10- y ozono) entre los años 2000 y 2020: siguiendo la actual tendencia de emisiones y otro con una disminución de las emisiones.

El escenario de reducción considera llegar a un promedio anual de emisiones de PM10 de 5.2 µg/m3 (Ciudad de México), 4.6 µg/m3 (Santiago) y 5.2 µg/m3 (Santiago). Asimismo, espera una promedio anual de concentraciones máximas horarias diarias de ozono troposférico de 11.0 ppb (Ciudad de México), 2.7 ppb (Santiago) y 4.2 ppb (Sao Paulo).

Los resultados son brutales y se expresan en muertes, ataques de asma, visitas al médico de niños, casos de bronquitis crónicas y pérdida actividad laboral que podrían evitarse con un mejoramiento ligero de la calidad del aire, principalmente asociado a metas ya impuestas en ese entonces.

tablabelletal

(haz click sobre la imagen para agrandarla)

Las preguntas a partir de estos datos pueden ser muchas (y los invitamos a hacerlas en los comentarios). Un ejemplo: ¿cuántas muertes hemos logrado evitar en nuestras ciudades en los últimos 10 años?, ¿Cuáles son las medidas que se han implementado los últimos 10 años y las que se tomarán en los próximos 10 años? Estas y otras preguntas serán abordadas en futuros artículos.

Fuente: Bella ML, Davis DL, N Gouveia, VH Borja-Aburto & LA Cifuentes. 2006. The avoidable health effects of air pollution in three Latin American cities: Santiago, Sao Paulo, and Mexico City. Environmental Research 100 (2006) 431–440.