México: Isla Urbana, un proyecto que hace de la lluvia una solución a la escasez de agua

por

150 posts

La organización Isla Urbana lleva a cabo un proyecto para que ‘caiga del cielo’ una solución a la escasez de agua en la Ciudad de México

A propósito del clima nublado, húmedo, y los fuertes vientos que en los últimos días han llegado a la Ciudad de México, resulta una ironía que ésta  -y varias ciudades más- sean abundante en lluvia, pero escasas en agua potable para sus habitantes, gracias a la falta de una cultura para cuidar este vital líquido, a lo que se suma la sobrepoblación citadina y la dependencia exclusiva del abastecimiento a partir de presas hídricas.

En la Ciudad de México, la mala gestión amenaza con dejar a 22 millones de personas sin agua en el futuro cercano. Las tuberías con fugas, por sí solas representan una pérdida del 40% del agua que se bombea desde las montañas cercanas.  Por situaciones como éstas, actualmente ya más de un tercio de los hogares carecen de acceso adecuado al agua potable.

Pues Isla Urbana  es una organización –que nació como un proyecto de tesis de licenciatura-  cuyo objetivo es resolver parte de este terrible problema, a través de un proyecto de captación de agua de lluvia, con un sistema de bajo costo.   Comenzaron su proyecto en el 2009, en la región del Ajusco, de la Ciudad de México; ya que los fundadores observaron que es una zona que combina las precipitaciones extraordinarias, con escasez crónica de agua , por lo que resultó ideal para ser el proyecto piloto.

El sistema que proponen es en realidad sencillo: diseñan e instalan sistemas de captación de agua de lluvia en casas de bajos ingresos y donde la escasez hídrica ya es un problema serio.

Los  creadores de la asociación observaron datos preocupantes acerca de la manera en que  la Ciudad de México consume y obtiene el agua potable: el 70% de esa agua viene del acuífero del Valle de México.  Éste está siendo sobreexplotado de tal manera que la ciudad se hunde 1 metro cada 10 años. El 30% restante,  proviene del sistema Lerma-Cutzamala, que es bombeada  a 200 km de distancia y sube más de mil metros. El consumo eléctrico para bombear toda esa agua es parecido al consumo total de energía de la ciudad de Puebla,  por ejemplo.

Entonces, ellos proponen que la captación de agua de lluvia, implementada a gran escala, puede satisfacer hasta el 50% de las necesidades de una ciudad. Cuando una familia empieza a cosechar la lluvia con los sistemas de captación como los que  Isla Urbana  propone,   obtiene en promedio de 100 a 200 litros de lluvia de cada tormenta, lo que significa que su cisterna está llena hasta seis meses del año con esta agua.

Esto representa para la ciudad el no tener que bombear agua a grandes distancias, ni agotar ríos y mantos acuíferos, para mantener abastecida a esa casa. A  la vez que escasea el agua de la red, la Ciudad de México sufre frecuentes y destructivas inundaciones: “Si cosechamos la lluvia, vamos a reducir las descargas y por lo tanto, las inundaciones”-afirman-.

El agua  cosechada con este sistema, generalmente se almacena en la de la casa o edificio, aunque si no lo hay, adaptan recipientes de plástico. Posteriormente es  clorada, y pasa a través de un filtro de sedimentos y otro de carbón activo.

Hasta ahora, la organización ha cosechado más de 29 millones de litros de agua de lluvia e instalado 725 sistemas, que han beneficiado a más de cinco mil personas. En el futuro se espera desarrollar sistemas mejores y más accesibles que proporcionen aún mejor calidad al agua, lo que mejorará sin duda la calidad de vida de los usuarios. ¡Ojalá que pronto esta propuesta se replique en toda la ciudad y en muchas más del país y del planeta! Que mejor que impedir que algo tan valioso como el agua de lluvia se vaya por el caño , si se puede aprovechar de una forma creativa y muy necesaria.

Via: Web de Isla Urbana