Descubren inteligencia superior en las plantas

por

2076 posts

Daniel Chamotivz, director del Centro Manna para la Biociencia de la Plantas en la Universidad de Tel Aviv y Stefano Mancuso, pionero en el estudio de la neurobiología de las plantas, plantean que son inteligentes y evolucionadas socialmente.

Muchos teníamos bastante claro que los animales sí tienen sentimientos, conciencia e incluso personalidad, no obstante este conocimiento intuitivo no era aceptado por todos hasta la Declaración de Cambridge, en donde la comunidad neurocientífica plantea que todos los  mamíferos, aves y otras criaturas, incluyendo pulpos, tienen conciencia.

Existían también estudios que decían lo mismo de las plantas. Cleve Backster, un policía de Nueva York, que en 1966 se le ocurrió utilizar el detector de mentiras con las plantas de su oficina, descubrió con este experimento que las plantas sentían y se comunicaban telepáticamente, lo cual por mucho tiempo, hasta ahora, fue descartado por la ciencia.

Resulta que Daniel Chamotivz, director del Centro Manna para la Biociencia de la Plantas en la Universidad de Tel Aviv, escribió el libro  “Lo que una planta sabe”, en donde revela que las plantas tienen sentidos, son capaces de sentir sonidos gracias a las vibraciones, y tacto siendo sensibles al frío y al calor moderando, al agua y conscientes de su ritmo de crecimiento.

Por si fuera poco diferencian el color rojo del azul gracias a sus fotorreceptores.  “Responden a sustancias químicas en el aire, a señales de luz. Sí podemos decir que ven, huelen y responden al tacto, siempre que recordemos que al usar esos términos no estamos diciendo que experimentan el mundo de la misma forma que una persona”, explica el académico.

Lo más inquietante es cuando plantea: “Cuando miramos a una planta debemos verla como una vieja prima lejana. Hace dos mil millones de años las plantas y los humanos evolucionaron de las mismas células. Unas tomaron un camino y otras otro, pero la biología básica es la misma”.

Stefano Mancuso, del Laboratorio Internacional de Neurobiología de las Plantas en la Universidad de Florencia, Italia va más allá y explica la comunicación entre las plantas capaces de avisar al resto sobre peligros que puedan asechar por medio de vibraciones y olores.  Además trasfieren savia a plantas más pequeñas: “Los cuidados parentales sólo se dan en animales muy evolucionados y es increíble que se den en las plantas”.

Las plantas tienen inteligencia vegetal, generan un ecosistema vivo, juegan, se relacionan socialmente y son parecidas en resumidas cuentas a los humanos: “En cada punta de las raíces existen células similares a nuestras neuronas y su función es la misma: comunicar señales mediante impulsos eléctricos, igual que nuestro cerebro. En una planta puede haber millones de puntas de raíces, cada una con su pequeña comunidad de células; y trabajan en red como internet“.

Cuando Mancuso vuela con su teoría nos sorprende. Nos dice que las plantas manipulan el entorno. Que adquieren formas singulares para hacer creer a los insectos que están en presencia de una hembra y no solo eso sino que controlan también al ser humano. El té, el café, la marihuana, ayahuasca, peyote, san pedro, ipomea, salvia divinorum, hongos y un largo etcétera, son capaces de dominar e influir en nuestros estados mentales.

Además, si llegaran a extinguirse se terminaría toda la vida en la tierra. Se acabaría el alimento y lo que es peor, el oxígeno. Realmente es impresionante, y de seguro difícil de admitir su supremacía. Esta abrumadora y genial evidencia solo hace que pensemos en “verde, te quiero verde” y que el futuro no le queda otra que ser del color de la clorofila. La duda que surge y me preocupa es ¿Qué vamos a comer? OSOM

Link: Sensores químicos podrían detectar los gritos de las plantas

Fuente: Los cinco sentidos de las plantas (BBC) 

“Las plantas tienen neuronas, son seres inteligentes” (La Vanguardia)

 What a Plant Knows: A Field Guide to the Senses

L’utopia tranquilla delle pia