El Nevado de Toluca deja de ser parque nacional por decreto presidencial

El Nevado de Toluca deja de ser parque nacional por decreto presidencial

por

853 posts

Con su nuevo estatus de “área natural protegida”, se marca una zona núcleo de protección del 4% del territorio original; el resto, como zona de amortiguamiento, queda disponible para explotación.

El presidente Enrique Peña Nieto, siendo congruente con su deseo de generar riquezas para México, declaró el Nevado de Toluca como área natural protegida. Hablamos de una importante zona natural que en 1936 recibió el estatus de Parque Nacional, garantizando así la protección de sus recursos naturales, ahora queda disponible para su explotación.

Se preguntarán, “¿cómo?, si ahora es un área natural protegida”. A pesar de lo que diga la semántica, con la frase “área natural protegida”, el nivel de protección en el Nevado de Toluca ha reducido drásticamente.

En 1936, el entonces presidente Lázaro Cárdenas declaró al Nevado de Toluca como Parque Nacional.  Con este estatus, quedó prohibido cualquier tipo de explotación de recursos en un área de 53 mil 590 hectáreas. El título fue otorgado, principalmente, porque su bosque era estratégico para el abasto de agua en Toluca, Zona Metropolitana y Valle de México.

Con el paso del tiempo, falta de protección y explotación de la tierra, el agua ha escaseado. Por ello, Peña Nieto decide cancelar la protección de parque nacional al Nevado de Toluca para ser nombrado área natural protegida.

A diferencia del ex parque nacional, ahora el Nevado de Toluca tiene sólo mil 941 hectáreas consideradas zonas núcleo, donde queda prohibido contaminar suelo y agua, dañar flora y fauna o extraer minerales. El 96% restante se considera ahora contaminar  “zona de amortiguamiento”, que en teoría sirve para reducir los efectos de las actividades humanas en las inmediaciones del área natural protegida.

En esta zona del Nevado de Toluca, se permitirá el turismo sustentable, manejo forestal, actividades agrícolas y pecuarias, agrosilvopastoreo, erradicación de especies de flora y fauna que sean perjudiciales, aprovechamiento de la vida silvestre (extractivo y no extractivo), además de la posibilidad de construir.

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) queda como responsable de administrar, manejar y preservar al ecosistema, con un programa de manejo del área de protección de flora y fauna del Nevado de Toluca; el cual debe presentar en el transcurso de un año.

Peña Nieto decide cambiar el nivel de protección en el Nevado de Toluca, por los fallos en su manejo y preservación. Aún como parque nacional, la zona ha sido utilizada para el cultivo y la excavación de minas, lo cual ha erosionado el suelo. En lugar de activar un plan para el rescate del Nevado, se busca sacar provecho de una zona natural importante para el equilibrio del entorno, aún cuando haya escasez de agua.

Así el presidente de México sigue con su idea de enriquecer al pueblo a costa del impacto ambiental, con la idea de una supuesta preservación del patrimonio natural — sí, de sólo mil 941 hectáreas que, tarde o temprano, serán afectadas por la contaminación, la explotación y un mal manejo del suelo.

Fuentes: Animal Político y Planeta Azul

FotoEugenio Fernández Vázquez (Flickr) / (cc) by-nc-sa