Ooho: La primer botella de agua comestible

La “botella” está hecha a base de algas, lo que la hace comestible, el principio de fabricación es tan básico que la gente podría crearlas en sus casas.

El gran problema de las botellas de agua es que, por menos plástico que utilicen, siguen siendo plástico y tardará un tiempo considerable en degradarse. En el mejor de los casos puede reciclarse, pero no en todo el mundo los sistemas de recolección son tan buenos como para reunir la mayor cantidad de PET consumido para su reutilización.

Una solución al problema de la acumulación de botellas plásticas ha surgido de la mente de tres jóvenes estudiantes de diseño en Londres. Su propuesta consiste en una “botella” que nombraron Ooho y está hecha de una membrana gelatinosa a base de alga que puedes comer o tirar ya que es biodegradable.

Los estudiantes se inspiraron en la membrana que recubre las yemas de huevo para crear esta botella. Ellos crearon una membrana más resistente con un principio culinario llamado esferificación, una tendencia iniciada en los 90 que basa en una una técnica muy vieja. Consiste en encapsular alimentos con texturas de gelatina de manera que tengan una consistencia similar a la hueva de pescado.

Algas en vez de plástico

Para elaborar la membrana se utiliza una combinación de algas pardas y cloruro cálcico. La forma de la botella no es entonces como la conocemos, sino más bien es como una gota de agua enorme. Para hacerla más resistente, el agua se contiene en diferentes capas envolventes y para su comercialización podrían agregarse etiquetas ente ellas sin que el líquido se contamine.

Estas botellas también pueden fabricarse en diferentes tamaños y si te sientes valiente podrías comerte el empaque, no es un manjar pero al menos es comestible. Lo increíble de Ooho es que es una alternativa de muy bajo costo, tanto que la gente podría utilizar este principio para empaquetar su propia agua.

La esferificación puede hacerse con una gran cantidad de líquidos, de hecho, el famoso chef Ferran Adrià creó un kit para que los aficionados a la cocina mejoren sus platos con estas texturas que dan un toque de sabor único. Quizás en un futuro estos chicos comercialicen algo similar pero que ayude a acabar con la adicción que tenemos a las botellas plásticas.

Fuente: Students Design Edible “Ooho” Water Bottle You Can Cook up in Your Own Kitchen (Inhabitat)