Salvemos a Fuleco, el armadillo mascota de Brasil 2014

por

853 posts

Científicos retan a la FIFA y al Gobierno de Brasil para lanzar un programa de goles con causa, para la conservación del armadillo de tres bandas.

La mayor fiesta del fútbol tendrá lugar en Brasil en unas cuantas semanas. Ahí veremos Fuleco, la mascota del Mundial, dándonos la bienvenida a los encuentros del (considerado) deporte más hermoso del mundo. Fuleco tendrá el reflector, una oportunidad de dar a conocer la situación de su especie y generar consciencia sobre su conservación.

Un grupo de 35 investigadores de varias instituciones, coordinados por el Instituto Chico Mendes y vinculado al Ministerio de Medio Ambiente, han delineado un plan de conservación para el armadillo de tres bandas, especie que actualmente se considera en peligro de extinción. El objetivo de este plan de 5 años, es sacar a la especie de la lista de animales en peligro para mantenerlo como vulnerable.

El Tolypeutes tricinctus es una de las dos especies de armadillo capaces de enrollarse para formar una bola perfecta — sí, como la pelota de fútbol —. Vive principalmente en la Caatinga, una región árida de matorrales ubicado en el noreste del país, que se considera el ecosistema menos protegido.

Un artículo publicado en la revista Biotropica, señala que el armadillo perdió 50% de su hábitat en los últimos 10 años, como resultado de la deforestación, la caza y la degradación del entorno.

Debido a la situación crítica que enfrenta la familia real de Fuleco, el artículo lanza un llamado a la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) y al Gobierno de Brasil para que apoyen al armadillo de tres bandas en un sencillo programa de “goles con causa”: que se protejan 10 kilómetros cuadrados de la Caatinga por cada gol anotado durante el Mundial.

© J. A. Siqueira / Biotropica

© J. A. Siqueira / Biotropica

“Los coautores (de la propuesta) percibimos claramente la incoherencia de que una especie endémica de Brasil que habita en el ecosistema menos protegido y totalmente descuidado sea elegido como una mascota con visibilidad mundial”, Felipe Melo investigador de la Universidad Federal de Pernambuco.

De acuerdo a EFE, la FIFA cree que con la elección del armadillo — cuyo nombre surge de la combinación de las palabras fútbol y ecología — se “ha ayudado a aumentar la concienciación en Brasil sobre la vulnerabilidad del animal”. Sin embargo no existen medidas directas por parte de la institución para apoyar en la conservación de la especie.

En caso que se active el programa de goles, considerando el número de goles por Mundial, se podría proteger un promedio de 1.700 kilómetros cuadrados de su hábitat, fortaleciendo el plan nacional de conservación que el Gobierno presentará en junio.

Así las cosas en Brasil, país que por lo pronto dirige toda su atención a dos mayores encuentros deportivos que tendrá en su territorio: el Mundial de Fútbol que comenzará en unas semanas —mismo que ha sido autonombrado como el más verde de todos— y las Olimpiadas de Verano Rio 2016.