Niños con autismo tendrán terapeutas peludos y de cuatro patas

Niños con autismo tendrán terapeutas peludos y de cuatro patas

En Aguascalientes, los niños con autismo recibirán terapia con perros para desarrollar habilidades sociales a través del vínculo de amistad que se crea entre ellos.

La relación de los humanos con los perros es diferente a la que se puede tener con cualquier otro animal. Mientras algunos se pueden mostrar poco domesticados en la convivencia con el hombre, la mayoría de los perros asume una conducta dócil ante nosotros y la interacción con ellos es saludable en múltiples sentidos.

No es raro ver que a lo largo del tiempo los canes se han utilizado en diferentes terapias y son lo suficientemente inteligentes para servir a personas con discapacidad, la verdad es que no sé si lo disfruten o no pero es uno de los actos más nobles que he visto.

En Aguascalientes se está implementando el programa Ludocan, una terapia con perros que permitirá que niños con autismo desarrollen habilidades sociales a través de la relación establecida con los perros. Los niños podrán estimular el área afectiva al crear vínculos de amistad y compañerismo con ellos.

La terapia impulsa la integración y percepción de los niños ayudando también a su coordinación motriz estimulando el equilibrio y la ubicación temporal y espacial. Es increíble que se puedan lograr tantas cosas a partir de la relación con estos animales ya que estos niños presentan problemas sociales y de comunicación, conductas autoagresivas, deficiencias cognitivas, entre otras que según la severidad pueden limitar su capacidad de disfrutar la vida.

Unos 45 niños se verán beneficiados durante esta primera etapa. El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) municipal es quien encabeza este proyecto con la ayuda del Colegio de Psicólogos.

La gente interesada en el programa puede acercarse a esta institución para solicitar informes y ver si el niño es candidato a la terapia. La evaluación del niño consiste en un estudio y diagnóstico que determinan si el niño es apto para recibirla terapia, además deben estar registrados ante la Asociación de Autismo de Aguascalientes.

El programa consta de tres etapas, la primera consiste en la selección del perro. Durante la segunda se realiza todo el trabajo terapéutico para finalmente donarlo a la familia del paciente durante la tercera etapa. Todo el trabajo se realiza en las instalaciones de DIF, por lo que se monitorea de forma constante el progreso de la terapia.

La terapia con perros me parece de las cosas más lindas que podemos hacer con ellos, los lazos que se crean con un animal tan noble se pueden extender a otros seres vivos al igual que el sentido de responsabilidad por otros. No son sólo mascotas, son verdaderos amigos y de los mejores.

Fuente:
Terapeutas de cuatro patas para niños con autismo (El Universal)