Shubhendu Sharma, pionero en la industria de bosques urbanos

Shubhendu Sharma, pionero en la industria de bosques urbanos

por

287 posts

Afforrest crea un bosque de 300 árboles en un espacio tan reducido como el de seis estacionamientos de automóviles a un precio más bajo que el de un iPhone.

El auge de la Agricultura Urbana comenzó hace algunos años cuando distintas comunidades se dieron cuenta de que podían cultivar sus propios alimentos en pequeños espacios y así generar una nueva opción de comida saludable, ahorro de dinero y de aporte a las áreas verdes. Dado el éxito de esta idea, algunos comenzaron a preguntarse ¿Si se puede crear una huerta en la ciudad, por qué no un bosque?

Un aire más puro, el aumento de la biodiversidad, la disminución de la temperatura, la reducción de la contaminación acústica e incluso la generación de fruta fresca son una posibilidad real gracias a los bosques urbanos. Sin mencionar el beneficio que un área verde trae al estrés de cualquier ciudad y la posibilidad de ser una fuente educacional y de esparcimiento para los habitantes.

Según un estudio publicado este año en la revista Environmental Pollution, los árboles pueden salvar más de 850 vidas al año y evitar otros 670.000 cuadros de enfermedades respiratorias agudos simplemente estando cerca de nosotros. Por su parte la ONU ha establecido que las grandes urbes requieren de 22 árboles por habitante para ofrecer un aire de calidad.

Una apuesta por crear la industria de los bosques urbanos

Shubhendu Sharma es un ingeniero industrial que trabajaba en Toyota, en India. Por asuntos de trabajo, un día se reunió con el japonés Akira Miyawaki que había plantado un bosque en su fábrica de autos, utilizando una metodología que él mismo había desarrollado para hacer crecer un bosque diez veces más rápido. Normalmente un bosque tarda 100 años en madurar, pero este método los hace crecer 10 veces más rápido, ser 30 veces más densos y 100 veces más biodiversos. Sharma quedó impresionado.

Intentando emular el sistema, Sharma logró hacer crecer un bosque de 1.500 árboles en el patio de su casa de 500 m2, y en 2011 se lanzó a formar una nueva empresa, cambiando la industria de los automóviles por la de los bosques nativos. Gracias al desarrollo de un método estandarizado de siembra de rápido crecimiento en tierras estériles, hoy la empresa de Sharma, Afforrest funciona como un proveedor de servicios para la creación y mantenimiento libre de bosques silvestres, al menor costo posible.

De esta manera, es posible crear un bosque de 300 árboles en el mismo espacio donde caben seis automóviles por un precio menor al de un iPhone. Hasta el momento, Afforrest ha trabajado en hogares, escuelas y fábricas.

Actualmente, la compañía está trabajando en un sitio web que ofrecerá sondas de hardware para analizar la calidad del suelo, lo que le permitirá ofrecer instrucciones paso a paso a cualquier persona que quiera hacer crecer un bosque nativo en cualquier parte del mundo.

Ve el video de la charla Sharma para TED aquí.

Bosque de 2 años de edad, 3 metros de ancho y 52 especies de árboles nativos. (CC) Afforrest.

Bosque de 2 años de edad, 3 metros de ancho y 52 especies de árboles nativos. (CC) Afforrest.

El caso de Venezuela

Mediante el programa Bosque Urbano Comunitario desarrollado por la Fundación Azul Ambientalistas, la Gobernación Bolivariana del Zulia realizó el sembrado y reciclado de desechos orgánicos en el conjunto Villa Los Roques de Ciudadela Faría en Maracaibo. Allí se plantaron Pinos Caribe y árboles de Apamates. La actividad contó con la participación de la comunidad que elaboró compostas para abonar el terreno.

A través del Programa Complementario Bosque Urbano Comunitario y con el concurso de los ciudadanos se definen espacios en las áreas urbanizadas para la siembra de árboles a corta distancia, a fin de que la alta concentración de flora contrarreste los altos niveles de contaminación atmosférica y los efectos del cambio climático. Se estima que en las grandes urbes se requieren al menos 22 árboles por persona para proveer de un aire libre de contaminantes, sumado a los beneficios al mitigar los rigores del clima en una región como la nuestra.

El apoyo y reconocimiento de los beneficios del arbolado urbano por parte de la administración de las ciudades resulta fundamental para el desafío de los bosques urbanos por conseguir espacios en las ciudades que se densifican cada vez más con la construcción de edificios.