Un caparazón impreso en 3D salvó la vida de la tortuga Cleopatra

por

287 posts

La nueva protección fue hecha con plástico derivado del maíz.

Hace un mes conocimos la historia del tucán Grecia, un caso que a muchos nos impactó a través de redes sociales cuando nos enteramos de que había perdido su pico producto de maltrato, pero que felizmente pudo recuperarlo gracias a una impresión en 3D.

Por estos días, la ciencia nuevamente ha salvado una vida animal. Cleopatra, una joven tortuga de Colorado, Estados Unidos, estaba en riesgo vital a causa de un problema óseo que adquirió luego de pasar años consumiendo una dieta basada en proteínas, siendo que es herbívora.

Este desorden alimenticio le provocó el debilitamiento del caparazón y deformidades como fisuras y hendiduras, los que aparte de dolor, le provocaron lesiones que podían derivar en infecciones.

Un caparazón rojo para lucir en ocasiones especiales

Diseñadores de la Colorado Technical University se enteraron del caso de Cleopatra y quisieron ofrecerle una solución creando una especie de prótesis de caparazón elaborado con plástico derivado del maíz, impresa en 3D.

Roger Henry, líder del equipo, veterano de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y ahora estudiante de dicha universidad, pasó un total de 600 horas modelando el nuevo caparazón en más de 12 softwares distintos. Finalmente, éste fue fijado con velcro  por sobre el otro, de manera de protegerlo de las lesiones para cuando Cleopatra interactúe con otras tortugas.

Según explicaron los científicos a los medios locales de Denver, esta solución debería servir por unos años hasta que el original se repare solo gracias a una dieta especial proporcionada por la organización Canyon Critters Reptile Rescue.