En los últimos 10 años la contaminación fecal de las playas aumentó en hasta un 100%

por

716 posts

En una década la población de bacterias fecales ha aumentado de 10 a 100 en las playas.

¿A dónde terminan las heces luego de tirar la cadena? Una gran parte llegan a los ríos para luego alcanzar los océanos. Sabemos que el mar es capaz de filtrar millones de metros cúbicos de agua, pero tampoco puede hacer maravillas. Un estudio publicado en la revista científica Envornmental Science & Technology reveló que cada vez llega más contaminación fecal al océano. De manera que en los últimos diez años los niveles de bacterias asociadas a las heces aumentaron de 10 a 100% en las playas (específicamente en la arena).

En cuanto a salud, esto es perjudicial tanto para los ecosistemas como para las mismos veraneantes, quienes pueden sufrir dolores estomacales, diarrea y erupciones cutáneas severas al momento de tragar agua accidentalmente o al tener algún contacto con organismos patógenos asociados a las heces.

Este no es un problema nuevo, las ciudades emiten sus desechos a los ríos y al mar. Un problema que era evidente en los 90 en Viña del Mar y Valparaíso, en California, significó el cierre de la playa de Huntington en 1999, según consigna La Tercera. En este último caso la fuente de contaminación provenía de un río donde confluían aguas negras, posteriormente las aguas fueron depuradas para ser vertidas.

El océano es una fuente de vida, no un basural. Por ende, las políticas sanitarias deberían ser aún más estrictas tanto con residuos de alcantarillados como provenientes de las industrias (riles). Hace dos meses, los senadores Antonio Horvath, Alejandro Guiller, Adriana Muñoz, Baldo Prokurica y Lily Pérez, presentaron un proyecto de ley para evitar la eliminación de relaves mineros al mar, luego que las compañías  CodelcoAntofagasta Minerals y Anglo American estudiaran la posibilidad de construir un cañon submarino común para depositar sus desechos tóxicos.

En varias ocasiones hemos tratado el tema de la acidificación del océano debido a la absorción del dióxido de carbono de la atmósfera, sin embargo para tratar esta problemática falta más de lo que parece si los países siguen utilizando los mares como sus vertederos.