El reciclaje tradicional y en la era del smartphone

por

187 posts

Tanto la tecnología como la tradición han actuado en conjunto para reducir las miles de toneladas de basura y también para la reutilizar los desperdicios.

En una época donde hay una mayor preocupación sobre dónde se dirigen nuestros desperdicios, aún estamos muy lejos de que el reciclaje sea parte de nuestras vidas o un hábito.

(cc) Dave Goodman / Flickr

(cc) Dave Goodman / Flickr

Somos capaces de conocer la simbología del reciclaje, conocemos sobre los “puntos verdes”, sabemos las consecuencias de la basura que se acumula en los vertederos y lo que se demora en degradarse un plástico, pero aún así, son pocas las personas que se dedican efectivamente a reciclar su propia basura o a hacer algo al respecto.

A partir de esta realidad,  nació una idea en una noche de junta de amigos y que se transformó rápidamente en algo concreto que busca ayudar a educar y crear conciencia sobre la problemática de la basura y la importancia del reciclaje para disminuir los desperdicios.

Cristian Lara , un joven estudiante de Ingeniería Civil Industrial de 22 años quien es el CEO y fundador de “ReciclApp”, una aplicación móvil que ayuda a las personas a reciclar a quienes nunca lo han hecho en la comodidad de tu casa.

Estábamos afuera con un grupo de amigos en un local cuando vimos a un hombre que estaba separando la basura. Lo vimos y nos dimos cuenta que estaba solo, se demoró más de una hora en hacer esto y sentimos que, como estudiantes, debíamos hacer algo. Nuestro deber moral es dar a conocer este sencillo trabajo que es tan importante para todos.

Y es que los datos y estadísticas avalan de que aún no son suficientes las políticas de cuidado medioambietal y, todo indica, que no estamos preocupados sobre la importancia de reducir la basura que se produce diariamente en nuestras casas.

De acuerdo a los datos de la OCDE, los países líderes en reciclaje incluido el compost – desecho de origen orgánico – son Alemania con un 63 por ciento, Austria con un 62 por ciento, Países Bajos con 61 por ciento, y Bélgica con 57 por ciento. En contraste, ningún país de América Latina supera el 15 por ciento de material reciclado anual.

Y la cantidad de basura producida también deja en evidencia que no existe mayor preocupación en generar menor cantidad de desperdicios. Según estudios del Banco Mundial, en  América Latina y el Caribe se genera un total de 430 mil toneladas diarias de basura.

(cc) Hub Oaxaca

(cc) Hub Oaxaca

Un latinoamericano genera entre 1 y 14 kilogramos de basura por día de forma general en cada país, en donde hace 20 años atrás las cifras eran un 60 por ciento más bajas y  se espera que en diez años más se duplique la cantidad de basura.

Y la situación de Chile es aún más crítica.  De acuerdo al estudio de GFK Adimark, indicó que sólo reciclan el 17 por ciento de los chilenos, en donde el 30 por ciento de las personas entre 55 y 64 años son los que más reciclan, mientras que los que menos lo hacen son los jóvenes entre 15 y 24 con sólo un nueve por ciento.

Es por esta razón que se debía crear una solución que permitiera facilitar la tarea de reciclar al grupo más joven de la sociedad, para generar un cambio de conciencia desde sus bases, puesto que pronto se convertirá en un tema insostenible si no se disminuye la cantidad de basura.

Los tres pasos de ReciclApp

© Cristian Lara

© Cristian Lara

La tecnología ha sido un buen aliado para generar cambios y, principalmente para educar a la población sobre distintos temas.

Cristian Lara, como estudiante y un adicto a los smartphones, también consideró que la solución a este problema estaba en la palma de su mano.

En un principio también se reconocía como parte del gran porcentaje de quienes no tenían idea cómo reciclar, la comuna donde reside no tiene un plan de reciclaje ni tampoco conocía donde podía ir a dejar vidrios, plásticos y papel previamente separados:

Yo no tenía idea cómo reciclar y me di cuenta que no era el único. Muchos de mis compañeros no sabían donde estaban los llamados “puntos limpios”,  era muy tedioso el tema de reciclar y sencillamente se hacía lo más fácil, que es juntar toda la basura en un mismo lugar.

A partir de esta situación, Cristian reunió a algunos compañeros de universidad para crear una aplicación que permitiera acercar el reciclaje a este grupo etáreo. Pero esta tarea no sólo implicaba conocimientos tecnológicos, sino también era necesario contactar a los recolectores y recicladores de basura, los artífices del reciclaje en Chile y que muchas veces realizan esta labor de manera informal:

Si no fuera por este grupo de personas, Chile estaría en el último lugar del reciclaje ya que ellos son los grandes responsables de que se realice esta separación de los desperdicios. Nos contactamos con ellos y nos dimos cuenta que muchos no tenían los implementos para recoger la basura, así que también los capacitamos, les dimos insumos como guantes, mascarillas, etc. Además de hacer una labor que protege el medioambiente, también sentimos que hacemos una gran labor social.

De esta manera, el grupo de ocho jóvenes tenían las herramientas tecnológicas, el reconocimiento de los recicladores y el contacto con distintas municipalidades a lo largo del país para desarrollar el proyecto que sólo se demoró seis meses en hacerse realidad.

© Cristian Lara

© Cristian Lara

Pero ¿Cómo funciona? La aplicación- que estará operativa a principios de marzo para Android y próximamente para iOS- entrega información sobre cómo se puede separar el cartón, latas,vidrio y plástico.

Hecho esto, la app te da la opción de llamar a un reciclador cercano a tu domicilio que irá a buscar la basura reciclada ¡Y listo! Ya no tendrás que viajar grandes distancias para ir a dejar tus desperdicios, sólo basta con un click y estarás reciclando de manera fácil y económica.

Si bien Cristian asume que fue un arduo trabajo elaborar este proyecto, el entusiasmo y el convencimiento de que estaban haciendo algo por la sociedad fueron un impulso para continuar con este proyecto que promete facilitar y crear conciencia en los más jóvenes el reciclaje en su propio hogar.

Traperos de Emaús: La tradición de la reutilización

Facebook Traperos de Emaús San Bernardo

Facebook Traperos de Emaús San Bernardo

Si bien estas y otras iniciativas tecnológicas se suma a la preocupación medioambiental, hay otras instituciones que han hecho esta labor por años y que aún siguen estando vigentes a pesar de la irrupción de la tecnología.

Es el caso de Traperos de Emaús, una organización pionera en el reciclaje y reutilización de objetos debido a que comenzó su actividad el en el año 1961. Fue la primera comunidad de “traperos” en Chile y que aún sigue funcionando en distintas sedes ubicadas en San Bernardo, Santiago, Talca, Concepción y Temuco.

Si bien no se definen como recicladores propiamente tal, sí fomentan la reutilización de objetos en buen estado y que pueden servir a otra persona, por lo que no desconocen su labor social ya que fácilmente estos objetos pueden ir a un vertedero o a un sitio eriazo.

El modo que opera esta organización es muy similar al de la aplicación. Sólo se debe agrupar los objetos, ya sea ropa, muebles, electrodomésticos, libros, entre otros que ya no use y llamar a una de las sedes para retirarlos.

A partir de esto se pone en marcha el proceso de recuperación y reciclaje de material en desuso, dándoles nuevamente vida, ya que éstos una vez recuperados, pueden ser utilizados por familias que los necesitan en sus hogares para mejorar las condiciones de vida o sirviendo como materia prima de uso industrial.

Facebook Traperos de Emaús San Bernardo

Facebook Traperos de Emaús San Bernardo

Sandra Plaza, una de las trabajadoras de “Traperos de Emaús”, nos indica que el teléfono no para de sonar y muchas personas ya han hecho propia esta iniciativa que ya forma parte de la cultura popular.

A pesar de la irrupción tecnológica, muchos jóvenes o personas más adultos han visto que esta opción es muy conveniente, ya sea para eliminar las cosas que no sirven en casa como para quienes buscan adquirir alguno de éstos “objetos desechados”.

Somos una organización muy conocida en la comunidad debido a que muchos nos recomiendan por quienes han optado por esta solución. Si bien somos un puente, las personas nos reconocen y confían en nosotros. Además, hay una mayor preocupación por cuidar el medioambiente y también estamos muy orgullosos de que esta organización sea parte de este proceso.