Mitos y verdades sobre la esterilización en los gatos

por

925 posts

Existen muchas creencias en torno a este procedimiento que conlleva varios beneficios para la salud de nuestra mascota.

Muchas personas que tienen gatos no saben bien si someter o no a su mascota a una esterilización debido a la gran cantidad de mitos y creencias que existen en torno a este procedimiento.

En este caso lo mejor es conocer la opinión de un experto para formarse una idea más acabada de qué significa esta intervención que además de controlar la sobrepoblación de felinos trae otros beneficios asociados, siendo un procedimiento que no conlleva riesgos si es realizada en condiciones adecuadas.

“En hembras se realiza una ovario histerectomía, es decir, le extirpan los ovarios y el útero. En machos son extirpados los testículos, lo que se conoce como orquiectomía. Al ser una cirugía siempre los médicos veterinarios tomamos las precauciones necesarias para velar por el cuidado del paciente, siendo un procedimiento rápido, y no debiese traer mayores contratiempos”, explica la médico veterinario Francisca Montero.

Si bien la esterilización en gatos aumenta la esperanza de vida y reduce el riesgo de padecer algún cáncer relacionado con el aparato génito-urinario, se debe tener claro que ésta no cambiará el carácter del gato y no lo hará necesariamente flojo si se mantienen sus hábitos de ejercicio diario. 

Para conseguir aquello es necesario planear un régimen adecuado a la nueva condición de la mascota, pues es muy probable que aumente de peso ya que la esterilización produce un cambio hormonal en el metabolismo. También se incrementa el riesgo de formación de cálculos urinarios de estruvita y oxalato, sobre todo en gatos machos.

Francisca Montero, profesional de Royal Canin, se refiere a estos mitos que existen en torno a la esterilización:

  • Los gatos esterilizados engordan: la esterilización de los animales de compañía sí predispone a la obesidad. Pero es totalmente evitable, si lo alimentamos con un alimento pensado para esta etapa, en calidad y ración que corresponde. Es necesario que el animal continúe con el mismo estilo de vida, acorde a su edad, sexo, tamaño y que haga suficiente actividad física.
  • La esterilización cambia la conducta de los gatos: este procedimiento no cambia el carácter de los felinos.  Es más, algunos machos con problemas de agresión pueden mejorar positivamente ya que la agresividad puede estar relacionada con altos niveles de testosterona. En el caso de las hembras, éstas dejan de presentar comportamientos asociados al celo como irritabilidad, agresión o fuga en busca machos para la monta.
  • Las gatas deben parir al menos una vez: no existe una relación consciente con la reproducción como parte necesaria de su bienestar emocional. Su sexualidad es distinta a la del humano y está totalmente dictada por las hormonas.