Ecología y conservación en la ciudad: el ejemplo de Valdivia

por

74 posts

La capital de la Región de Los Ríos cuenta con varios parques urbanos que buscan conservar y proteger la rica flora y fauna de la Selva Valdiviana.

Estoy parado frente a un añoso e imponente olivillo. Trato de abrazarlo, pero mis brazos apenas alcanzan a rodearlo. Intento moverlo, pero es fuerte y sólo consigo que varias gotas caigan desde lo alto de su copa. Huele a humedad, evidencia de la fuerte lluvia que ha caído desde los últimos días y que le confiere al olivillo el sello característico de la Selva Valdiviana.

A lo lejos escucho la sirena de una ambulancia y la escena es surrealista, casi onírica donde naturaleza y desarrollo se mezclan y conviven sin alterarse. Valdivia es conocida por su lluvia, sus ríos y la cerveza artesanal, pero también debería ser reconocida por el respeto y cuidado que esta ciudad le brinda a la naturaleza en el corazón mismo de la urbe.

Parque Urbano El Bosque. Foto: Hilda Núñez.

La capital de la Región de los Ríos cuenta con varios parques urbanos, algunos de ellos son privados y otros son administrados por organizaciones con fines ecologistas. El fin es buscar la conservación de áreas con una rica presencia de flora y fauna nativa antes de que el desarrollo acabe con ellas.

Así, los valdivianos y los visitantes pueden recorrer y conocer el Parque Harnecker, el Parque Santa Inés, el Parque Urbano El Bosque, el Parque Saval, los Senderos del Bosque, el Parque Prochelle, el Arboretum y Fundo Teja Norte, la Reserva Llancahue y el Jardín Botánico de la Universidad Austral de Chile.

Parque Urbano El Bosque. Foto: Hilda Núñez.

Estoy en el Parque Urbano El Bosque, a sólo minutos del centro de la ciudad. Cuenta con trece hectáreas donde es posible ver flora y fauna nativa característica de la Selva Valdiviana a través de un sendero también habilitado para personas con capacidades diferentes. Cuando dejas afuera el ruido y el ritmo acelerado de la ciudad y te concentras, puedes disfrutar del maravilloso espectáculo que este parque ofrece. Grandes e imponentes árboles, arbustos, flores y plantas, anfibios y aves; también hay un humedal rodeado de vegetación, donde las personas pueden aprender la importancia de proteger este rico ecosistema.

Parque Urbano El Bosque. Foto: Hilda Núñez.

“Los parques son reservas de vida entre el cemento de la ciudad, con la posibilidad de no perder el contacto entre las personas y el medio natural… Entregan múltiples beneficios ambientales y sociales, ayudan a regular el calor, limpian el aire, disminuyen el impacto acústico, albergan avifauna, son terapéuticos para las personas con estrés o enfermedades mentales, en fin hay muchos beneficios, probablemente haya más incluso que los que hoy conocemos”, cuenta María Emma Hermosilla, presidenta del Comité Ecológico Lemu Lahuén.

Parque Urbano El Bosque. Foto: Hilda Núñez.

El Bosque también cuenta con puntos de reciclaje y permanece abierto de martes a sábado desde las 9 horas hasta las 17.30. Su valor de ingreso va desde los 500 pesos (niños) hasta los 800 pesos (adultos). En la oficina de ingreso se puede adquirir el libro “Flora y Fauna de la Selva Valdiviana en la ciudad de Valdivia”, que muestra las distintas especies nativas que es posible apreciar en los parques urbanos de Valdivia y que enseña sobre la importancia de proteger este tipo  de reservas.

Jardín Botánico Universidad Austral de Chile. Foto: Hilda Núñez.

Jardín Botánico Universidad Austral de Chile. Foto: Hilda Núñez.

“En Chile, donde tenemos una sociedad cada vez mas urbanizada y sobre todo en áreas altamente pobladas, realmente deberían aumentarse los esfuerzos por instalar y mantener parques urbanos, frondosos, apacibles, amigables. Y si estos son además reservas naturales, con mayor razón deberían cuidarse y transformarse no sólo en espacios recreativos, sino realmente en santuarios de vida y conocimiento. Muchos parques ayudan a sanar a las personas”, agrega María Emma, quien también es jefa de la Unidad de Gestión Ambiental de la Universidad Austral.

Parque Saval. Foto: Hilda Núñez.

Varios estudios científicos dan cuenta de los cambios que se producen en el cerebro una vez que entramos en contacto con la naturaleza. Los beneficios son múltiples y uno comienza a sentirlos tan pronto se pierde y empapa con la rica atmósfera cargada de árboles, aves, plantas. Vida. El olivillo centenario que quise abrazar en el Parque Urbano El Bosque seguirá estando allí si no se pierden los esfuerzos por preservar y proteger estas ricas áreas naturales en medio de la ciudad, tal como lo hace Valdivia, la capital verde del sur de Chile.