México castigará con cárcel a espectadores y organizadores de peleas de perros

por

931 posts

Desde hoy, quienes se vean involucrados en esta cruel actividad arriesgan una pena desde los seis meses hasta los cinco años de prisión.

Desde hoy México aplicará severas sanciones a quienes se vean involucrados en la promoción, organización y desarrollo de peleas de perros. La medida ha sido ampliamente celebrada por distintas organizaciones animalistas y ha sido vista como un ejemplo a seguir por otros países.

De esta forma, la sanción iría desde los seis meses hasta los cinco años de cárcel e incluye a quienes críen o entrenen un perro con el propósito de hacerlo participar en una pelea. También serán sancionados quienes posean, transporten, compren o vendan perros con la intención de que formen parte de una pelea.

Las personas que organicen, promuevan, anuncien, patrocinen o vendan entradas para peleas de perros también serán castigados. Las sanciones será aún mayor si los involucrados son servidores públicos, en este caso, la pena de cárcel puede llegar hasta los siete años y medio.

En el caso de los espectadores que participen de estos eventos, ellos arriesgan entre dos meses y año y medio de cárcel, además de una importante multa económica. El anuncio de esta importante medida ha sido ampliamente aplaudido en varias organizaciones al interior de México.

“Estamos muy contentos de todo el esfuerzo que culminó en una victoria. Es la primera vez que el maltrato animal se tipifica en el Código Penal Federal…Es un tema que está involucrado con otras actividades del crimen organizado, entonces es algo positivo más allá de los animales, también para la sociedad”, señaló Antón Aguilar, presidente de Humane Society International (HSI) México.

Así, el país norteamericano ha dado un importante paso en el respeto de los derechos de los animales al castigar una actividad tan terrible como las peleas de perros. Desde ahora, quienes lucren y disfruten a costa del sufrimiento animal serán severa y merecidamente castigados. ¿Tú qué opinas?