Chileno es uno de los ganadores del Premio Internacional de Ilustración Científica

por

91 posts

Camilo Maldonado se quedó con el premio entregado por el público al presentar “Alzando el vuelo”, una ilustración de un picaflor cordillerano.

El perfil de Facebook de Camilo Maldonado está lleno de mensajes de felicitaciones. Su teléfono celular también. Desde que se supo que se había quedado con el primer lugar del Premio Internacional de Ilustración Científica, son muchas las personas que quieren saludarlo y las notificaciones no se detienen.

Él responde de forma amable y sincera y también se hace espacio para dar entrevistas. La noticia ha conmocionado a Peumo, pequeño pueblo donde vive en la Región de O’Higgins y la victoria también la han hecho suya en la Municipalidad de Pichidegua, lugar donde trabaja como diseñador.

Camilo se quedó con el premio otorgado por el público gracias a los 397 votos que obtuvo. La ilustración presentada fue “Alzando el vuelo”, que mostraba un ejemplar macho de picaflor cordillerano (Oreotrochilus leucopleurus), una de sus aves favoritas. “Una especie de colibrí caracterizado por el intenso color verde de su plumaje de su cuello. Un rasgo que, sin duda, ha conseguido captar la atención de los votantes”, señala el portal que presenta a los ganadores.

“Siempre me ha llamado la atención el picaflor cordillerano, no es un ave común. Lo he encontrado hermoso por sus colores y quise darlo a conocer…Me gusta rescatar las aves nativas, muchas de las que ilustro están amenazadas o en peligro de extinción”, asegura Camilo.

Su trabajo destacó entre los profesionales de 32 países que participaron en el concurso que cada año organiza la Asociación Catalana de Comunicación Científica (ACCC) en colaboración con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Por lo mismo, el premio lo llena de orgullo. “Están los mejores ilustradores del mundo. La mayoría son biólogos o tienen relación con el medioambiente, así que es un enorme triunfo”.

Camilo tarda cerca de diez horas en realizar cada una de sus ilustraciones. Desde que comienza el boceto hasta que estampa su firma, todo un período sin descanso pues afirma que parar significa interferir con la motivación. “Cuando descanso no me queda igual”, explica. Sus dibujos lo han llevado a recorrer varias comunas de la región enseñando las aves, sus características e impartiendo talleres de ilustración a niños y jóvenes.

El premio recibido significa un estímulo importante a su trabajo que lo empuja a seguir con más compromiso su recorrido itinerante mostrando su galería de aves y las amenazas que deben enfrentar estas especies nativas. “Es importante que la gente conozca la diversidad de nuestra fauna, la biodiversidad y la gran cantidad de aves que hay en Chile”, dice.

Este diseñador de Peumo a veces utiliza fotografías para inspirarse a realizar sus ilustraciones; en otras ocasiones él mismo recorre el campo o sube a algún cerro para avistar aves, pero en el último tiempo ha descubierto con preocupación cómo el número de aves ha descendido drásticamente.  “Antes en el campo siempre veía aves, pero ahora los niños no tienen esa posibilidad; no ven aves en las calles ni tampoco en el campo”. De ahí que su trabajo destaque como una forma de rescatar y llamar la atención sobre el estado vulnerable de las aves de nuestro país.

Su ilustraciones adornan la biblioteca de Peumo para que niños y adultos puedan apreciarlas y conocer más sobre las especies nativas de aves. También están sus dibujos favoritos: un martín pescador, una garza y por supuesto el picaflor cordillerano con el que su trabajo ha sido destacado merecidamente a nivel internacional.