Documental muestra el trabajo de recuperación del cactus en Punta de Lobos

por

1040 posts

Este interesante trabajo será estrenado el viernes 4 de agosto en el Centro Cultural Agustín Ross de Pichilemu.

Punta de Lobos es una playa ubicada a seis kilómetros al sur de Pichilemu en la Región de O’Higgins. Su costa es conocida mundialmente por la actividad del surf. También es el destino preferido de muchos turistas nacionales y extranjeros que llegan a esta zona durante los meses de verano.

Actualmente estas playas también sufren con la erosión del suelo lo que afecta directamente al crecimiento y sobrevivencia de cactus endémicos. Por lo mismo, la Fundación Punta de Lobos junto a Pica Films y Cactus Lagarto estrenarán este viernes el microdocumental “Recuperando el cactus: Reforestemos Punta de Lobos”, que muestra el proceso de recuperación de cactus emblemáticos para Punta de Lobos.

“La reforestación de Punta de Lobos con especies endémicas y nativas es de suma importancia para nosotros como Fundación. Para este objetivo y antes de poder sembrar dichas especies, hemos realizado algunas intervenciones en el espacio, generando zonas de no circulación que permiten delimitar las zonas sensibles y contribuyan a  aumentar la infiltración de agua en los suelos, de esta manera lograr reducir los efectos de la erosión y escorrentía”, explica Matías Alcalde, director ejecutivo de la fundación.

El documental también muestra el trabajo de Santiago Figueroa, quien luego de recolectar semillas en Punta de Lobos hoy se encuentra criando más de catorce mil cactus que serán replantados en la zona. Santiago estará en el evento de lanzamiento de este trabajo que se estrenará el viernes 4 de agosto a las 10 horas en el Centro Cultural Agustín Ross en Pichilemu.

En la actividad también participarán organizaciones como la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y los cactarios Quilú y Magia Orgánica provenientes de Pichilemu y Cahuil, los que a través de diferentes stands aportarán con sus conocimientos  sobre la flora del sector.

“Podemos ver en Punta de Lobos cómo la carga humana, en lugares por donde incluso los mismos surfistas pasamos, erosionó la tierra y ya es imposible que un cactus o una planta crezca. No es posible que una semilla crezca en una tierra tan dura, tan compacta”, señala el destacado surfista Ramón Navarro, quien además es miembro del directorio de la Fundación Punta de Lobos.