La industria del chocolate acaba con varias zonas protegidas en África

por

931 posts

Los campos de cultivo de cacao han arrasado con bosques, selvas y varias especies de animales en Costa de Marfil y Ghana.

Millones de personas en todo el mundo son adictas al chocolate y disfrutan consumirlo, de hecho, es considerado uno de los placeres de la vida. Sin embargo, su demanda y exceso de consumo esconden una realidad trágica y lamentable que atenta con varias zonas protegidas en África.

Una investigación llevada a cabo por la ONG Mighty Earth, denuncia la desaparición de bosques, selvas y varias especies de animales en Costa de Marfil, consumidos por los campos de cultivo de cacao. El informe advierte de las graves consecuencias medioambientales en las zonas autorizadas además del ocasionado de manera ilegal en zonas protegidas de este país, uno de los principales productores de cacao y en su vecina Ghana.

“La mayoría de los parques nacionales y áreas protegidas de Costa de Marfil han sido totalmente o casi totalmente taladas y reemplazadas por cultivos de cacao…Durante años, las principales compañías chocolateras del mundo han estado comprando cacao de zonas protegidas”, denuncia el informe “El oscuro secreto del chocolate, publicado ayer por la ONG y compartido también por El País.

La investigación da cuenta de que el 70 por ciento del cacao mundial se produce en África, la mayoría en Costa de Marfil. En este país sólo queda un cuatro por ciento de territorio cubierto por selva tropical. Desde los setenta, este ecosistema se ha reducido en un 80 por ciento y lo continuará haciendo. En algunas zonas protegidas, la población de primates ha desaparecido por completo, mientras que los elefantes se encuentran en peligro de extinción.

Las multinacionales involucradas han reconocido este grave problema y aseguran que trabajan para hallarle una solución, sin embargo, desde la ONG Mighty Earth aseguran que esto aún no es suficiente y destacan la urgencia de trabajar seriamente para frenar la grave deforestación por culpa de la industria del chocolate que termina con especies de animales y ecosistemas completos en algunas zonas protegidas de Costa de Marfil.