¿Cuáles son las verdaderas implicancias del nuevo Sistema de Evaluación Ambiental?

por

2 posts

La idea es que el SEIA cuenta con la participación de la comunidad en la toma de decisiones. Hablamos con el Ministro Marcelo Mena.

El 26 de octubre pasado se inició el proceso de consulta pública para la modificación del DS N°40 , que establece las disposiciones por las cuales se rige el Sistema de evaluación ambiental de proyectos (SEIA) y la participación de la comunidad en estos procesos, en conformidad a la Ley N° 19.300 de Bases Generales del Medio Ambiente.

Según el Ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, esta consulta va a tener implicancias técnicas: “Tiene la finalidad de poder cambiar los umbrales de manera que los proyectos que son recurrentemente evaluados sean solamente aquellos de mayor envergadura y el resto sean abordados por los permisos ministeriales sectoriales”.

Por otro lado, Paulina Riquelme, abogada y socia fundadora del estudio Eelaw, nos explica que esta es una buena medida, y que puede tener implicancias legales: “El reglamento del SEIA es el que establece las normas jurídicas detalladas para el procedimiento de evaluación de impacto ambiental. Por lo tanto, es una modificación al marco normativo del procedimiento“.

Joel González, vocero del movimiento “Libres de Alta Tensión” y uno de los principales detractores al proyecto de la Termoeléctrica Los Rulos, cree que pese a que se hagan consultas públicas, es muy difícil para los ciudadanos realmente incidir en proyectos de impacto ambiental.

“Si la gente quiere elaborar observaciones que puedan servir como para poder defendernos, estas observaciones tienen que ser técnicas, y las debemos autogestionar. Y estas empresas cuentan con los recursos para tener abogados que defiendan los procedimientos dentro de los procesos de evaluación”, dice Joel.

Al preguntarle sobre las intenciones de estas consultas, González insiste en que las implicancias de estas consultas son meramente políticas: “Si la presidenta Bachelet deja el gobierno y se quiere insertar de nuevo en organismos internacionales pero desde esa valoración externa, justamente lo que tiene que haber en términos de legislación interna es algo que trate de refrendar esta imagen de exportación de un país ecologista, verde, pero la verdad es que vemos que es absolutamente contradictorio con lo que hay en la realidad“, sostiene.

Otro punto que hace ruido en esta consulta es la cercanía que realmente estos mecanismos de participación tienen en la población. Hace falta acercar más las modificaciones a través de talleres o difusiones que acerquen el reglamento a la gente.

“Todavía estamos un poquito más al debe en cuanto al plazo, y segundo, una difusión, por último un video en YouTube que explique el sentido de las modificaciones, que haga más amigable el proceso. Hubiera sido deseable junto con la propuesta un texto comparado”, agrega Paulina Riquelme.

Sobre la efectividad de estas consultas, el ministro Mena se defiende: “Sin embargo, nosotros siempre hacemos consultas de buena fe. Hemos hecho participación ciudadana que ha sido determinante en los fallos finales de los comité de ministros, en donde, por ejemplo,  el comité de ministros se funda en el mismo aspecto de la consulta ciudadana del Proyecto Dominga, sin embargo, no siempre uno puede conciliar opiniones“, agrega el secretario de Estado.