Animales en el compost

mouse

Hay un temor y bien fundamentado muchas veces, de que al hacer pilas de compost, se inviten insectos y animales. La verdad más pura y honesta es que esto sí puede ocurrir y que es más fácil que se haga mal un compost a que se haga bien. La clave está en estar pendientes del compost para lograr que los residuos apilados se descompongan en orden y se logre un buen compost. Al fin y al cabo, tener una compostera es como tener una mascota de por si y si está bien tenido el compost no habrá mal olor ni pestes.

Dos datos clave después del salto.

Claves para que un compost no sea madriguera y no huela a basurero:

- Para no tener animales en el compost: Mover el compost al menos una vez a la semana: esto va a ayudar en acelerar el proceso de descomposición de los alimentos y apoya la transformación a compost en un plazo de 4 a 6 meses.

- Para no tener mal olor desde la compostera: Mover el compost significa darle aire y esto también ayuda a que el proceso se logre bien. Un compost que se mantiene activo y con ventilación no da espacio a la fermentación de los residuos, que es lo que produce malos olores.

Recuerden que el balance de un buen compost es la clave, saber mezclar ingredientes orgánicos, más húmedos, que aportan Nitrógeno, con aquellos, más secos, que aportan Carbono. Lean más en la categoría Datos de VV.

Link: Manual básico de compost (via ambiental natural)

powered byDisqus