Fin de HidroAysén y tránsito hacia un futuro energético sustentable

Fin de HidroAysén y tránsito hacia un futuro energético sustentable

por

95 posts

Varios expertos coinciden de que éste es buen momento para volver a tomar conciencia sobre la importancia de las energías renovables para nuestro país.

La semana pasada Colbún y Enel informaron sobre el fin del polémico proyecto HidroAysén. La noticia fue ampliamente celebrada por el país, principalmente porque se reconocía el esfuerzo de la ciudadanía que se realizó en oposición a la iniciativa que buscaba instalar cinco mega represas en la patagonia chilena. También, muchos han destacado este hecho como una buena instancia para impulsar el desarrollo energético a través de fuentes limpias y renovables.

Lo anterior cobra sentido si se tiene en cuenta el rico potencial que posee nuestro territorio para la generación de energía eólica, fotovoltaica, geotérmica, marina, entre otras. Chile debe continuar en la senda de un futuro energético más sustentable y comenzar a dejar atrás aquellos proyectos que atentaban contra el medioambiente generando un tremendo impacto negativo en el entorno. Por lo mismo hay que tener claro los desafíos y oportunidades que presenta cada alternativa de generación de energía.

“No existe una fuente de energía renovable cien por ciento disponible las 24 horas del día que tenga la capacidad de sustituir los requerimientos que hoy en día satisfacen los combustibles a base de carbono. La energía marina es una enorme fuente de recursos, y gracias a su predictibilidad y continuidad, especialmente en Chile, se presenta como una solución pertinente como fuente de energía limpia y renovable”, explica Luc Martin, director ejecutivo del Centro de Investigación e Innovación en Energía Marina (MERIC).

Por su parte, José Luis Opazo, de Ciudad Luz, considera que lo ocurrido con HidroAysén puede ser considerado como evidencia del momento por el que atraviesa el país en esta materia donde cada día se valora más la utilización de fuentes limpias y renovables.

“El fin de HidroAysén es un reflejo de la transición a un futuro energético más sostenible, donde nuevas demandas y presiones surgen en múltiples dimensiones: sociales, regulatorias y políticas, desde las oportunidades tecnológicas y los beneficios económicos de la energía sostenible. Hoy hay un movimiento hacia la generación de energía con impactos mínimos, renovable en el sentido profundo, responsable con el entorno y con cambios radicales al modelo centralizado que conocemos hace más de un siglo. La energía solar a escala distribuida es el futuro del sistema eléctrico en Chile y el mundo”.

¿Cuál es el potencial de Chile para la generación de energías más “verdes”?

El potencial solar y eólico de Chile es superior a 1.500GW, mientras que el sistema eléctrico actual es del orden de 20GW. El potencial es gigante. Si a eso sumamos la hidroelectricidad sostenible, la geotermia, la biomasa y la energía de los océanos, somos claramente uno de los países más ricos en potencial de energía sostenible del planeta. De aquí a unos 15-20 años debiésemos requerir duplicar la potencia actual del sistema eléctrico. Se estima que más del 90% de las nuevas inversiones en energía eléctrica serán renovables y que casi la mitad de la nueva capacidad de generación eléctrica provendrá de proyectos de pequeña escala de generación solar distribuida. La oportunidad de transformar nuestro futuro energético hacia uno sostenible, distribuido y más democrático es enorme.